La “dieta” de la fertilidad » Hay evidencias científicas para asociar la calidad del semen con exposición continuada a quimicos