Moe Azu, la japonesa que come por 12, arrasa peligrosamente en España

¿Hay que aplaudir las locuras gastronómicas de la reina de los concursos de comida XXL?

PlayGround

Moe Azu es el nombre de guerra de Azuki Moeno, concursante en las competiciones de comer tanto y tan rápido como puedas y sucesora de la mítica Gal Sone.

Aterrizó en España la semana pasada para arrasar con cuánta comida se le pusiera por delante. Venía con una expedición de la televisión japonesa para rodar un programa especial sobre paellas y los medios españoles han alabado su gesta: 11 paellas para 2 o 3 personas en 3 días.

Pero, ¿estamos seguros que hay que aplaudir semejante locura gastronómica en los medios de comunicación?

A todas luces, la respuesta es un rotundo no.

 Nuestra nutricionista de cabecera, Jessica Gutiérrez del Pino, de Salud Nutritiva, observa así el caso: “Imagínate un montón de células grasas y glucosa viajando por el torrente sanguíneo. Se pueden generar placas de grasa en las arterias (ateromas) que pueden dar lugar a embolias y se da un aumento de la producción de insulina para salir en busca de toda esa glucosa. Con los años, esto puede provocar una resistencia a la insulina que puede derivar en diabetes”.

Pero hay algo mucho más inquietante en sus palabras: “No creo que sea posible que la gente que compite en estos concursos bastante a menudo no tenga sobrepeso u obesidad. Pueden intentar compensar esas ingestas de miles de calorías. La otra explicación es que sean bulímicos”.

Convertir una enfermedad en deporte podría sonar siniestro, pero podría ser la realidad de estos rivales delgados de Pantagruel: comer hasta reventar para poder vomitarlo todo.

“Es como tener bulimia controlada. Es una bulimia en la que te pagan por tenerla. Yo comercio con un desorden alimentario a cambio de dinero”, decía para AV Club Patrick Bertoletti, otro icono de las competiciones de tragar. En relación a esto, un artículo en The New Enquiry escrito por Yurina Ko que vivió en sus propias carnes la bulimia disfrazada de competición lo explica con detalles:

“Es una contradicción muy atractiva ver estas mujeres en acción. Mira cuánto puede comer a pesar de su apariencia. Mira su apariencia a pesar de todo lo que come. Hay una palabra en japonés que describe a estas mujeres a la perfección: kuishimbo. Significa alguien a quien le gusta comer, alguien que siempre está hambriento, y es una palabra que normalmente se usa para describir a los niños”, prosigue Yurina Ko.

“Existe una magia en la chica-pequeña-pero-gran-comedora. Está delgadísima, tiene aspecto de prepúber y también parece un niña respecto a su ignorancia de lo que constituye una comida apropiada. Y, sin embargo, es una adulta. Si sales con ella no pedirá solamente una ensalada sino cada plato del menú y suplicará por tomar postre. Después de disfrutar cada cucharada de esta comida gigante, todavía parece sana, pequeña y follable. Pero esta magia solamente existe en la tele, donde toda la fealdad puede editarse y dejarse fuera y las audiencias nunca sospecharían lo que ha ocurrido”.

Y lo que ha ocurrido, como describe Yurina Ko, es un vómito prolongado después de cada uno de esos atracones. Ella misma lo presenció cuando asistió como público al concurso Big Eaters World Championships que se celebró en Times Square en 2016 y en el que su marido trabajaba como coordinador. Allí vio como la concursante nipona, pequeña y delgada, empezaba a vomitar justo al terminar el concurso. Y también lo sabe porque lo sufrió en sus carnes: cuando llegó a Tokio siendo una adolescente le molestaba no tener el cuerpo delgado del resto. “Me dí cuenta cómo había chicas huesudas que podían comer y comer y permanecer esqueléticas. Si quería ser como ellas, tendría que producirme a mí misma. Así que escogí la bulimia”.

“Tenía aspecto de mujer pero comía como una niña que ignoraba por completo la nutrición y la lógica. Era la chica que amaba la comida, que siempre pedía los bocados más cárnicos y grasientos y luego todavía comía postre. Era la chica que comía dulces seguidos de batidos seguidos de un snack a medianoche y parecía que no comía nada. Era una contradicción y me gustaba lo que esto decía sobre mi personalidad”.

Yurina Ko confiesa que lo hacía para impresionar, por la atención y porque la gente se reía. Pero se dio cuenta que sufría un trastorno de la conducta alimenticia y tuvo que pasar un largo proceso para reeducar su forma de comer hasta curarse para que hoy recojamos su testimonio.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: