Un molécula podría explicar la ‘paradoja de la obesidad’

ABC, por E. Ortega
fat chanceCasi una cuarta parte de las personas que se encuentran definidas como obesos están metabólicamente sanas y no tienen un alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aunque la obesidad es un importante factor de riesgo para la diabetes, las dos condiciones no están siempre ligadas. Ahora un estudio que se publica en «Cell» parece haber determinado cómo y porqué se produce está paradoja.

Los investigadores de la Universidad de Medicina de Viena (Austria) sugieren que la responsable de esta paradoja es una molécula llamada hemo oxigenasa-1 (HO-1), que está vinculada a la mala salud metabólica y un mayor riesgo de diabetes tipo 2 en obesos. Sin embargo, se ha visto que la inhibición de HO-1 mejora la salud metabólica en ratones obesos, lo que sugiere que fármacos dirigidos a bloquear la HO-1 podrían representar una nueva estrategia prometedora para el tratamiento de la enfermedad metabólica.

«Nuestros resultados indican que la HO-1 es de hecho necesaria para el desarrollo de la enfermedad metabólica y exigen una reevaluación de los numerosos hallazgos en el campo», destaca el autor principal del estudio, Harald Esterbauer, que añade que el trabajo también revela a HO-1 como un «biomarcador candidato para la catalogación de la obesidad metabólicamente saludable y no saludable, además de proporcionar un marco para una terapia personalizada más selectiva».

Inflamación

Todavía hoy día no están demasiado definidos los factores que determinan si la obesidad conduce a la mala salud metabólica, pero las evidencias sugieren que una respuesta inmune desadaptativa llamada inflamación metabólica juega un papel importante. Sin embargo, los estudios que examinan la relación entre una molécula supuestamente anti-inflamatoria llamada HO-1 y la enfermedad metabólica han generado resultados contradictorios.

Para abordar esta cuestión, Esterbauer, en colaboración con Andrew J. Pospisilik del Instituto Max Planck de Inmunobiología y Epigenética, encontraron que, en contraste con los resultados anteriores, había mayores niveles de HO-1 en biopsias de hígado y grasa de personas obesas resistentes a la insulina en comparación con los individuos obesos metabólicamente sanos. Y cuando los investigadores suprimieron el gen HO-1 en las células inmunes –macrófagos-, se redujeron las señales moleculares de la inflamación en los ratones, lo que sugiere que la HO-1 en realidad promueve la inflamación, contrariamente a la creencia generalizada. Por otra parte, la deleción del gen HO-1 específicamente en el hígado o en los macrófagos de ratones alimentados con una dieta alta en grasas condujo a una mejor función hepática y a un aumento de la sensibilidad a la insulina, un signo claro de mejora de la salud metabólica.

Predictores

«Nuestros hallazgos muestran que HO-1 es uno de los predictores más fuertes de la obesidad metabólicamente poco saludable en los seres humanos, y que podría tener un alto valor pronóstico para la detección de la enfermedad», asegura Pospisilik. El experto cree que esto podría permitir a los médicos aplicar intervenciones específicas para «prevenir la progresión de la enfermedad específicamente en los individuos obesos que presentan signos tempranos de la diabetes tipo 2».

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: