La dieta del sexo «quemagrasa»

En función de las posturas y el tiempo que se les dedica, la pareja puede compartir un buen rato y perder peso al mismo tiempo gracias a las 50 sesiones descritas en el libro «Adelgazar haciendo el amor», que se compaginan con recetas culinarias saludables.

17 Junio 11 – Madrid – LA RAZÓN, A. Jiménez

De pie, el hombre mantiene abiertas sus piernas, aunque flexiona una de las rodillas para reafirmarse y sujetar a su pareja por las nalgas.El cuerpo de ella está izado en el aire, pero queda aferrada al cuerpo del hombre enlazando las piernas alrededor de su cintura (…). Ella mueve su cuerpo, sobre todo las caderas, de un lado a otro, mientras él desplaza el pubis. Y si aguantan así entre 15 y 25 minutos, podrán quemar 600 calorías cada uno. Porque para perder peso, mejor hacerlo en pareja.

Así lo ha descrito en su nuevo libro «Adelgazar haciendo el amor» (mr Ediciones), el médico y profesor Pierre Durand. Se trata de 50 sesiones descriptivas a las que acompaña una dieta según el ejercicio realizado en la cama, o donde proceda.

Sería algo así como la primera «dieta» que no pone de un humor de perros, sino todo lo contrario. «Ése ha sido el objetivo. La mayoría de pacientes que llegaban a mi consulta habían pasado ya por dietas que habían abandonado por aburrimiento. Los resultados de este método son muy positivos, mis pacientes han perdido peso sin hacer sacrificios, están felices y, además, muchos han mejorado sus relaciones de pareja».

Combinados

Pese a lo complicadas que parecen en un primer momento ciertas posturas, Durand explica a este semanario que «cualquiera puede conseguirlo, y lo de las sesiones es flexible: Hay personas que pueden haber conseguido sus objetivos en 50 sesiones, otras en menos y otras que necesitarán más. No estamos hablando de matemáticas sino de seres humanos y, afortunadamente, no hay dos personas iguales». Sin embargo, no basta con practicar sexo. Hay que acompañarlo con unas recetas saludables que se incluyen después de cada sesión amatoria. Lo que no es del todo incompatible  con las escenas eróticas a lo «Nueve semanas y media». Se puede usar a la pareja como plato para saborear yogur, sorbetes de fresa, nata… Siempre que sea «light».

«Hay muchos alimentos de bajas calorías que pueden convertir la dieta en un juego placentero y divertido», dice Durand. «La idea central del método es justamente evitar el sufrimiento y en cambio estimular el bienestar y la felicidad. El sexo es el mejor y el más eficaz antidepresivo».

En cuanto al tiempo, que nadie tema, porque no se trata de maratones ni de estar pendientes del reloj. Cada uno puede proceder según sus habilidades y posibilidades. «Si la pareja tiene que estar pendiente del reloj, estaríamos hablando de gimnasia y no de erotismo. En cada postura del libro hay una  ficha donde figuran las calorías quemadas con una duración media, nunca exacta», explica Durand.

En general las posturas en las que la pareja está de pie son las que contribuyen a quemar más calorías. «Al hacer el amor de pie  trabajan todos los músculos del cuerpo para mantener el equilibrio y también el esfuerzo es mayor al hacer los movimientos propios de la cópula».

Para los escépticos, esta técnica tiene su ciencia, ya que la vasodilatación de las zonas genitales erógenas ayuda a perder calorías. «El orgasmo es un excelente ejercicio cardiovascular, acelera brevemente el ritmo cardíaco hasta alcanzar un ritmo comparable al que produce correr», concluye.

La ortorexia, una enfermedad que radicaliza el concepto de alimentación sana

18 de febrero, Europa Press

Afecta al 28% de la población de Occidente

La ortorexia es un “tipo de trastorno obsesivo”, que lleva al extremo la idea de alimentación sana y que consiste en “un control exhaustivo y cada vez más estricto de los componentes de los alimentos”, según explica a Europa Press el nutricionista y naturópata del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), Rubén Bravo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la ortorexia  afecta, hoy en día, al 28 por ciento de la población de los países occidentales y, según Bravo, su prevalencia “podría ir en aumento” en los próximos años, ya que la sociedad actual “tiende a los extremos” y las personas o se cuidan en exceso o no se cuidan “nada y tienden a la autodestrucción con la comida como ocurre con la obesidad”.

Aunque las consecuencias de la ortorexia dependen de su gravedad, una de sus características es que es una enfermedad “progresiva y silente”, que hace que el día a día del sujeto esté cada vez más limitado. Así, la ortorexia puede comenzar por limitar mucho la alimentación, evitando la ingesta de carne roja, huevos, azúcares, lácteos y grasas, puede llegar a impedir al sujeto comer fuera y hasta llevarle a dedicar 3 o más horas al día a organizar su dieta.

Normalmente, conduce al “aislamiento social”, ya que el individuo “se agobia” si por ejemplo tiene que asistir a una comida entre amigos o una comida empresarial, por lo que suele limitar su compañía “a un reducido círculo social compuesto por personas que piensan de la misma manera”, explica el nutricionista de IMEO.

“Estas personas -prosigue el experto- se creen superiores a aquellas que no siguen esta forma de vida”, por lo que su abordaje es bastante “complejo” porque suelen presentar “una falsa autoestima” basada en esta idea de superioridad y en el pleno convencimiento de que su vida es “mejor” que la del resto.

Respecto a su perfil psicológico, Bravo explica que son personas que están “más preocupadas por la calidad de los alimentos que por el placer de comer”. Por ello, dedican gran parte de su tiempo (3 o más horas al día) a organizar la dieta y la planifican con mucha antelación, se desplazan grandes distancias para conseguir alimentos especiales o puramente ecológicos, los pesan, analizan sus componentes y abandonan sus actividades diarias para poder llevar a cabo su patológico modo de vida.

CONTAR LA MASTICACIÓN

“Atendí el caso de un paciente que controlaba las veces que masticaba cada trozo de comida 28 veces porque había leído en una revista que era sano”, comenta a Europa Press el naturópata de  Instituto Médico de la Obesidad.

Todo estos rituales, derivados según el experto, de llevar al extremo los conceptos de culto al cuerpo y vida sana, tienen una serie de consecuencias sobre la salud psicológica, física y social. En la vertiente social lo más importante es que, por las características estrictas a las que les conduce su enfermedad, terminan “aislándose”.

En el ámbito psicológico Bravo explica que suelen presentar “niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina. Esto hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos”.

Y en el aspecto físico de salud puede ocurrir que presenten “un exceso o defecto de vitaminas”. Por un lado, evitar tantos alimentos puede conducir a “carencias de calcio, hierro o de algún otro tipo de oligoelemento”, mientras que otras veces “lo que hacen es obsesionarse con la nutrición ortomolecular”, por lo que ingieren “excesivas” cantidades de suplementos nutricionales.

Asimismo, muchos de estos pacientes presentan déficit en su masa corporal, hipotensión y problemas cardiovasculares. “Al rechazar el azúcar y la sal se suele generar un problema en la bomba de potasio y sodio celular. Esto provoca oscilaciones entre la tensión alta y baja, que a la larga pueden derivar en un problema cardiovascular”, explica Bravo.

La ortorexia afecta principalmente a mujeres y adolescentes. También tiene su impacto sobre el grupo poblacional de deportistas y, sobre todo, en la gente que practica el fisioculturismo.

Su tratamiento debe basarse, según el nutricionista, en un “abordaje multidisciplinar” donde tengan cabida la psicoterapia, el control nutricional, la terapia por biorresonancia para “equilibrar” el funcionamiento emocional y el tratamiento farmacológico mediante antidepresivos, ansiolíticos y anoréxicos en los casos más graves.