Llaman “gorda” a una mujer tras su cita y su brillante respuesta causa furor en la Red

Michelle Thomas logró sobreponerse al dolor que sentía y afirmó a su cita que no tenía problemas con su figura
ABC
facebook-gorda-respuestaCon la llegada de las redes sociales, cada vez son más los que apuestan por dejar a un lado los bares y las salidas nocturnas para buscar a su pareja a través de internet. Por ello no es raro que hayan nacido decenas de aplicaciones con este objetivo. Sin embargo, el que el contacto se haga a través del Smartphone o el ordenador hace que, en ocasiones, aparezca alguna persona que aprovecha su anonimato para adquirir una actitud despreciable.

Precisamente con uno de estos sujetos se topó la británica Michelle Thomas quien, tras tener una cita con un pretendiente hallado a través de la aplicación Tinder, recibió una carta suya en la que este afirmaba que nunca podría ser su novio debido a que estaba gorda. A pesar del disgusto inicial, la mujer se recompuso y, días después, publicó una respuesta que ya ha cautivado a miles de usuario en Facebook.

Esta historia comenzó cuando, hace algunas semanas, Thomas -de 30 años y escritora- contactó con un chico a través de la Red. Tras mantener alguna que otra conversación, ambos decidieron tener una cita. Según creía la mujer, todo parecía haber ido bien. De hecho, estaba bastante ilusionada. Sin embargo, la situación cambió cuando recibió un cruel mensaje de su «pretendiente».

«Hola Michelle. Gracias por la maravillosa velada de la noche pasada. Disfruté mucho de tu compañía y te adoro. Eres descarada y divertida; justo el tipo de chica con la que me encantaría salir si mi cuerpo y mente me lo permitieran, aunque me temo que no es el caso. Me gustas Michelle, y creo que eres la chica más bonita que he conocido, pero mi mente esperaba ver a alguien más delgada», comenzaba el escrito.

A continuación, el chico afirmaba que, aunque se sentía sumamente atraído por su mente, su personalidad y su rostro, no podía decir lo mismo de su figura: «Puedo sentarme contigo, tontear y tener una noche divertida, pero creo que cuando nos desnudemos mi cuerpo se vendrá abajo y no quiero que eso pase. No quiero estar tumbado a tu lado mientras me preguntas por qué no se me levanta. Estoy muy decepcionado conmigo mismo Michelle, porque realmente no me sentía tan bien con alguien como tú en años, pero estoy tratando de ser honesto contigo sin sonar como un auténtico imbécil».

Finalmente, y tras pedir perdón a Thomas por su superficialidad, le pedía que entendiera su postura, pues prefería pasar cuanto antes por una ruptura que hacerle daño en un futuro. «Soy un hombre, con todos los deseos carnales de un hombre y todos sus defectos, y tengo claro lo que quiere mi cuerpo», completaba.
Una respuesta que ha causado furor

Tras terminar de leer el mensaje, la mujer no pudo evitar las lágrimas. No obstante, y a pesar de que no le cabía en la cabeza por qué recibía esas líneas después de una cita perfecta, decidió sobreponerse y responder -en una carta abierta en su blog- a su «cita».

«Querido hombre que conocí en Tinder: No tengo por qué atraerte. Todos tenemos un amigo que estaríamos encantados de que nos atrajera, pero nuestro cuerpo y nuestra mente no funcionan así. Eso está bien. Lo que no está nada bien es el hecho de que, después de estar conmigo unas horas, te hayas tomado tu tiempo para escribir este mensaje que está totalmente fuera de lugar. Es poco menos que sádico», comenzaba.

A continuación, señalaba que había usado un tono «edulcorado y condescendiente» y que había detallado de forma «grotesca» cuánto le disgustaba su cuerpo con el único objetivo de «hacer daño». «Lograste despertar un temor oculto que tienen todas las mujeres desde la adolescencia: que no importa lo graciosa, lista, divertida, amable, apasionada o vibrante que sea, pues si está gorda nadie la va a encontrar atractiva. Me gusta mi figura. No me veo como Charlize Theron, y está bien, me parezco a mí y me gusto a mí misma», fiinalizaba.

“Si mamá no me hubiese pagado la banda gástrica con 14 años no podría salir de casa”

Katie se convirtió en la británica más joven en someterse a una operación así

La vida de Katie Hill cambió cuando tenía catorce años y luchaba contra el asma y las burlas crueles de sus compañeros. Esta joven pensaba mas de 114 kilos y temía que si continuaba así no podría volver a salir de su casa nunca más. Su madre decidió tomar cartas en el asunto y le pagó una operación gracias a la que Katie ha perdido más de 63 kilos. La joven se convirtió en la mujer más joven del Reino Unido en someterse a una intervención de este tipo y ahora disfruta de una nueva vida.

Canal Cuatro Noticias

Después de sufrir innumerables dietas, de luchar contra el asma y los problemas físicos y de soportar las crueles burlas de sus compañeros de clase, Katie decidió pedir ayuda a su madre para dar un giro a su vida.

Según informa el diario Daily Mail, Julieta decidió someter a su hija a una operación para implantarle una banda gástrica, convirtiendo a Katie en la británica más joven en someterse a una intervención de este tipo.

A pesar de la polémica que suscitó la operación de Katie, por su corta edad, su vida ha dado un giro de 180 grados. Cuatro años después de la intervención, la joven ha perdido más de 63 kilos y se ha convertido en una atractiva joven de 18 años.

Julieta recibió muchas críticas por someter a su hija a esta operación siendo tan joven pero, según el diario británico, Katie asegura que es lo mejor que ha hecho en su vida.

“No quiero ni pensar qué habría sucedido si no me hubiese operado. Aumentaba de peso a tal ritmo que probablemente ahora pesaría más de 120 kilos y no podría ni salir de casa”, afirma la joven.

Katie fue la pionera, pero el número de adolescentes que se someten a estas operaciones se ha cuadruplicado en los últimos 3 años.

“Cuando Katie se sometió a la operación me llamaron mala madre”, explica Julieta, “no tomé esa decisión a la ligera y ahora la vida de mi hija ha cambiado”. “Hace cuatro años, mi hija casi no podía subir las escaleras, su confianza estaba por los suelos y pensaba que no tenía futuro. Me aterrorizaba pensar que iba a morir joven, ahora tiene un futuro feliz y saludable”, afirma.