La fruta se puede comer de muchas maneras… ¡también a la plancha!

La fruta a la plancha comienza a llegar a muchos restaurantes, ya que es una buena manera de convertir las frutas de temporada en entrantes y combinarlas con múltiples ingredientes.
Nutricionalmente, a nivel de composición de micronutrientes es mejor comer la fruta cruda, apunta Rubén Bravo del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Comemos la fruta de todas las maneras: antes o después de comer, entre comidas, en zumos, como plato único, como acompañamiento, en ensaladas, cremas, batidos. A menudo tenemos dudas sobre si estamos haciendo lo correcto, dadas las múltiples teorías sobre en qué momento del día es conveniente comer la fruta para aprovechar todos sus nutrientes y que nos engorde menos. Y lo que suele suceder es que no consideramos cocinar la fruta a la plancha, algo que está empezando a ponerse de moda y que ya encontramos en las cartas de numerosos restaurantes. ¿Por qué no preparar, por ejemplo, dos rodajas de sandía a la plancha y disponerlas como si fuesen un sandwich, rellenas de queso de cabra y de frutos secos? ¿Por qué no abrir la comida con unos melocotones a la plancha y un buen vino blanco?

¿Qué ocurre cuando cocinamos las frutas a la plancha? En líneas generales, las planchas y las parrillas siempre sientan estupendamente a las frutas, ya que intensifican su sabor, al evaporarse buena parte del agua que contienen. Además, al aplicar calor a la fruta se carameliza naturalmente el azúcar que contienen. Es una técnica, pues, que puede aplicarse a cualquier fruta, sin excepción: plátanos, piña, melocotón, fresas, sandía, melón, manzanas, pomelo… cualquier fruta es susceptible de pasar por una parrilla y convertirse en un entrante excelente.

En realidad, preparar la fruta a la plancha no tiene más secreto que conseguir una temperatura óptima y prestar atención para que las piezas no se nos quemen. Sin embargo, si seguimos estos consejos el resultado será óptimo.

– Nunca está de mas colocar una capa de papel de aluminio en la parrilla de brasas para evitar que las frutas se queden pegadas, o incluso se caigan entre los huecos.

– Es conveniente cocinar las frutas con la piel, que luego retiraremos, y no cortar trozos excesivamente pequeños. En el caso de plátanos o melocotones, lo recomendable es cortarlos por la mitad.

– Antes de cocinar las frutas, hay que macerar la parrilla con una pizca de mantequilla o aceite de oliva.

– ¿Y si maceras antes las frutas con una pizca de ron, por ejemplo? Sin pasarse, claro, va a dar un sabor inconfundible a nuestras creaciones.

– Si no somos amantes del alcohol también podemos macerar las frutas con zumos diversos o añadirles todo tipo de complementos, como especias al gusto.

– Una buena idea para presentar frutas a la plancha es como entrante, en brochetas, aunque hay quien las prefiere de postre.

Fuentes: Cocinatis.com, Castilla la Mancha Tv

Etiquetas: , , , , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: