Posts Tagged ‘conducta alimentaria’

Cómo pasar de la negación a aceptar que has engordado

mayo 21, 2019

CuidatePlus, por Ana Callejo Mora

La distorsión de la imagen corporal que nos impide percibir la imagen real se debe a un mecanismo de defensa psicológico.

De la misma manera que hay personas que están muy delgadas, pero se ven gordas. ¿Hay otras con un exceso de peso que se ven delgadas? ¿Por qué se produce esa percepción distorsionada de la realidad? “Efectivamente, la distorsión de la imagen corporal constituye una de las manifestaciones centrales en los denominados trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y está presente en ambas direcciones: tanto en la anorexia nerviosa, en la que la persona sobreestima su tamaño corporal, como en la “fatorexia”, un trastorno definido recientemente en el que las personas que lo padecen, generalmente con obesidadse perciben a sí mismas con un peso mucho menor al peso real, lo que conlleva importantes implicaciones médicas”, cuenta a CuídatePlus Ana Gutiérrez Frutos, psicóloga del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).
La percepción distorsionada del propio cuerpo es una cuestión compleja. Para comprenderla, dice esta experta, debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo es mucho más que un peso, una altura y una imagen reflejada en el espejo, sino que cada uno de nosotros ha ido formando una representación, una imagen mental de nuestro propio cuerpo según nuestras sensaciones, actitudes y vivencias a lo largo de la vida. Concretamente, la distorsión de la imagen corporal en la fatorexia puede entenderse como un desajuste entre la imagen real y la imagen percibida, como mecanismo de defensa que protege a la persona del malestar al aceptar su propio yo.

Según Gutiérrez, “si bien llevar ropa demasiado ajustada en relación al tamaño del cuerpo, en ciertos casos prolongados en el tiempo, podría ser indicativo de una diferencia entre la imagen real y la percibida, nunca podríamos considerarlo como un síntoma concluyente, ya que puede haber múltiples explicaciones alternativas”.

¿A quiénes les cuesta más reconocer que han ganado peso?

Sistemáticamente, se ha demostrado que existen claras diferencias de género en la percepción y satisfacción en relación a la imagen corporal. “La presión sociocultural percibida por las mujeres hacia la búsqueda del ideal de belleza femenino se asocia a que tiendan a ser más críticas con su cuerpo y a percibir en mayor medida el aumento de peso. Esta diferencia suele mantenerse a lo largo de toda la vida, siendo las mujeres jóvenes las que presentan una mayor vulnerabilidad”, señala la psicóloga del IMEO.

Gutiérrez reconoce que, actualmente, dado que la fatorexia es una condición reciente que aún no ha sido clínicamente definida, no existen datos concretos sobre las franjas de edad en las que la percepción distorsionada del aumento de peso es mayor.

Cómo puede ayudar la familia y el entorno más cercano

“Como he comentado anteriormente, la percepción distorsionada del cuerpo es un fenómeno complicado. Al tratarse de un mecanismo psicológico de defensa en el que no se puede tolerar la imagen real en ese momento y dado que se basa en las experiencias y sensaciones vividas por la persona y no en lo objetivo, los esfuerzos por parte del entorno a través de comentarios o argumentos para hacerle cambiar de idea sobre su cuerpo no son eficaces”, dice Gutiérrez.

Cuando señalamos a alguien cercano de un cambio repentino en el peso, en cualquiera de las direcciones, en ocasiones, lo que queremos transmitir es una preocupación por cómo se encuentra esa persona. Por ello, aconseja la psicóloga, “es preferible sustituir los comentarios en referencia al físico por otros que comuniquen la preocupación real; en definitiva, que le preguntemos a la persona si se encuentra bien y si podemos serle de ayuda”.

El primer paso para volver al peso anterior

Cuando una persona que solía estar delgada ha engordado varios kilos y no es capaz de perderlos fácilmente, aceptar que ha engordado sería el primer paso para fijarse el objetivo de adelgazar.

Así lo defiende la experta del IMEO: “No es posible cambiar aquello de lo que no se ha tomado conciencia. Es necesario plantearse preguntas como ¿qué hábitos le han llevado al aumento de peso?, ¿con qué circunstancias se han relacionado? y ¿qué factores han influido?, entre otras. Bajo mi punto de vista, es fundamental que la pérdida de peso sea siempre desde un enfoque de autocuidado”.

Además, la subestimación del peso, en trastornos como la fatorexia, supone un inconveniente en la recuperación, en la medida en que la persona llega, incluso, a no estimar necesaria la búsqueda de ayuda profesional.

7 explicaciones de por qué comemos sin tener hambre

agosto 1, 2014

En forma salud 180, por Dayana Alvino Lara

7_cosas_de_por_que_comes_cuando_no_tienes_hambreLa manera más importante que tenemos para mantener al cuerpo con vida es alimentándonos, lo que además obedece a una necesidad biológica. Pero hay ocasiones en que puedes comer aunque no sientas hambre real, porque tu mente la confunde con otros factores.

De acuerdo con Paul Lattimore, experto en conducta alimentaria de la Universidad John Moores, Liverpool, las personas que están a dieta por tiempos largos comen más en situaciones de estrés.

Están tan acostumbrados a no hacer caso de su cuerpo que ignoran o malinterpretan las señales relacionadas con la lucha o la huida (del hambre y alimentos)”

Disfrazados de hambre

El organismo enfrenta cada día diversas situaciones que son compensadas por la comida, casos en las que el hambre verdadera es reemplazada por motivantes que alteran los procesos de alimentación, estos son algunos de ellos.

1. Por imitación. Un estudio conjunto de la Duke University, University of British Columbia y Arizona State University, afirma que las personas tienden a comer “copiando” lo que a las demás les funciona para mantenerse delgado. Aunque esa comida no satisfaga su hambre real.

2. Por acompañar la convivencia o una reunión social. Cuando existe una reunión amistosa, se tiende a comer ante la sola presencia de comida, porque la “ocasión” lo requiere.

Susan Roberts, profesor de nutrición de la Tufts University, Boston, si estás lleno cuando llegas a la reunión es mucho más fácil evitar comer en exceso o sólo por convivencia.

3. Publicidad comercial. La Yale University indica por medio de un estudio que las personas que se encuentran frente al televisor en constante bombardeo de anuncios de comida, tienden a sentir inspiración para comer, no necesariamente lo que vieron, por lo general cualquier cosa a su alcance.

4. Por falta de sueño y no dormir bien. Los investigadores de la University of Southern California indican que dormir pocas horas provoca que el organismo genere una menor producción de la hormona leptina y mayor de grelina.

Lo anterior manda señales en todo el cuerpo de poco nivel de energía, lo que motiva al organismo a mayor ingesta de alimentos durante el día.

5. Por aburrimiento. Para Rubén Bravo, experto en nutrición y vocero del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), éste es un factor detonante, junto con el estrés y la depresión, de la llamada “hambre psicológica”; no proviene del estómago (necesidad real) sino de la mente que intenta calmar.

6. Problemas de hidratación. De acuerdo con Carlos Correa, coachig de vida y creador del Instituto Integral de Transformación personal, apunta que los síntomas de la deshidratación son muy similares a los de sentir hambre, lo que lleva a pensar que se necesitan alimentos para aumentar la energía, pero en realidad es agua lo que el organismo pide.

7. Estímulos verbales. Un estudio de la University of Illinois in Champaign, por medio de un experimento, concluye que las personas que están expuestas a mensajes relacionados con ejercicio o deporte, tienden a tener sensación de hambre e incluso consumen más calorías.

Si te descubres constantemente con alimentos en la boca, pon atención en si alguno de estos factores te está afectando para comer aunque no sientas hambre, solo de esa manera podrás tomar acciones y evitar que este hábito te lleve a padecer problemas de obesidad.