Comer por bloques, clave para una buena alimentación en verano

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad recuerda cómo mantener una buena dieta en época estival. 

Heraldo, Europa Press

Mantener una correcta hidratación, llevar una dieta rica en alimentos vegetales, optar por alternativas saludables y refrescantes de postre, y comer en bloques combinando en cada comida una proteína, un hidrato de carbono y una grasa saludable, ayuda a los padres a conseguir una adecuada nutrición infantil en verano, según han destacado los expertos de nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

En este sentido, han apuntado que una correcta hidratación ayuda al estreñimiento, facilita el trabajo de los riñones y mejora la absorción de nutrientes. Así, como consecuencia del aumento del calor y la sensación de sed, los expertos han recomendado que los niños tomen entre 4 y 6 vasos de agua diarios, que se pueden complementar con sopas frías, caldos, frutas acuosas o lácteos semidesnatados o sin azúcar. Entre estos alimentos han destacado el gazpacho, el caldo de verduras, la sandía, el melón o la fresa. Del mismo modo, han aconsejado evitar el consumo de bebidas preparadas y envasadas por la gran cantidad de calorías vacías que proporcionan y su escaso valor nutricional.

Por otra parte, han recomendado llevar una dieta rica en alimentos vegetales y han apuntado que acostumbrar su ingesta desde edades tempranas ayudará a que disminuya el apetito por consumir productos dulces o ultraprocesados. Así, han puesto de relieve la capacidad saciante de los alimentos de origen vegetal, que, además de no ser muy calóricos, refuerzan las defensas y estimulan el crecimiento.

Asimismo, los cítricos, cereales y legumbres tienen un alto contenido en fibra, lo que ayuda al tránsito intestinal y vitaminas, y las frutas rojas y verduras de hoja verde tienen una función antioxidante. Además, el calcio y el hierro fomentan el crecimiento de dientes, cabello y hueso así como el desarrollo cognitivo, por lo que han recomendado el consumo de higos, arándanos y plátano.

Comer en bloques también ayuda a saciar el apetito y ansiedad de los niños, por ello han explicado que se debe combinar una proteína, un hidrato de carbono y una grasa saludable en cada plato. Como proteína han aconsejado tomar carne magra, huevos, pescado o lácteos, como carbohidratos frutas y hortalizas, excepto tubérculos como la patata, por su gran aporte de índice glucémico. Respecto a las grasas saludables han señalado el aguacate, el pescado azul y los frutos secos, entre otros.

Finalmente, para el postre han recomendado optar por alternativas saludables hechas en casa, endulzadas con miel o estevia. Así, se han puesto de relieve posibilidades como helados de yogur y brochetas o sorbetes de fruta. Habría que evitar batidos, flanes, tartas congeladas, bombones o granizados, entre otros.

Cuentos para enseñar a comer

Dos de cada tres menores tiene sobrepeso u obesidad en España. Este problema se genera fundamentalmente a partir de la edad preescolar, donde hasta el 20 por ciento de los niños tiene niveles de obesidad, y continúa hasta la entrada en la adolescencia, donde aumenta el sobrepeso, según han destacado desde IMEO. Estos trastornos alimenticios pueden provocar problemas como desviaciones en la columna, lesiones articulares, asma o baja autoestima. Además, es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

La infancia es clave para prevenir el sobrepeso y la obesidad en la adolescencia y en la edad adulta. Por ello, desde IMEO han lanzado una iniciativa que trata de abordar el tema a partir de cuentos clásicos, con el objetivo de ofrecer consejos sobre alimentación a los padres. En este proyecto han desarrollado la ‘Cesta ecológica para la abuela de la Caperucita’, mediante el que los niños entenderán que llevar dulces puede hacer que la abuelita se ponga mala, pero, si lleva verduras, tendría una buena salud y podría acabar con el lobo. Por otra parte, está ‘La casita de Hansel y Gretel hecha de fruta’, en la que ponen de relieve que si los protagonistas no hubieran mordisqueado la casa de dulces no habrían caído en la trampa de la bruja.

Por último, con esta iniciativa tratan de destacar que los protagonistas de los cuentos no son sedentarios y llevan un estilo de vida activo, como la Sirenita, que practica natación, o Rapunzel, que monta a caballo. 

¿QUÉ LLEVARÍA HOY CAPERUCITA EN SU CESTA?

Expertos en nutrición infantil proponen dar la vuelta a los cuentos clásicos para aprender a comer

QUO, por Marian Benito

Los hábitos que se instauran en la infancia, sobre todo los relacionados con la comida y la actividad física, van a ser decisivos para la vida adulta. La mitad de la población adulta en España tiene problemas de sobrepeso u obesidad, trastornos que se repiten en dos de cada tres menores, según un comunicado de Instituto Médico de Obesidad (IMEO). “Y un niño gordito no significa que esté bien nutrido, ni correctamente alimentado, sino más bien sería un aviso para tomar medidas de precaución”, subraya Rubén Bravo, portavoz del Instituto.

“Soportar un peso corporal excesivo desde la infancia es como cargar una mochila muy pesada en la espalda; puede ocasionar no sólo desviaciones en la columna del menor, sino también lesiones articulares, pie plano, hígado graso, asma, apnea del sueño, cansancio y desgana a la hora de realizar ejercicio físico, pubertad precoz y baja autoestima”, indica el comunicado.

La infancia es clave para prevenir el sobrepeso y la obesidad en la adolescencia y en la edad adulta, porque es donde se crean los primeros patrones relacionados con la comida, el gusto por determinados sabores, como el dulce, y la preferencia o el rechazo de ciertos alimentos. Lo que, en un principio, se tomaba de vez en cuando—refrescos, helados, patatas fritas, pizza, snacks, galletas, dulces y chocolate— se ha vuelto en el pan de cada día para muchas familias.

¿Cómo se puede cambiar el chip? ¿Cómo educar las papilas gustativas de los más pequeños de un modo saludable y a la vez placentero? Los expertos del IMEO proponen rescatar algunos cuentos clásicos para confeccionar un menú completo y nutritivo. ‘La casita de Hansel y Gretel’, por ejemplo, es una metáfora de la dulce trampa de la obesidad infantil.

“Como padres, podemos recurrir a esta herramienta no sólo para enseñarles a diferenciar entre el bien y el mal, sino también para que aprendan a comer de forma saludable. Los cuentos plantean una forma interactiva, donde ellos pueden decidir qué poner en la cesta de la Caperucita roja o con qué construir la casita de Hansel y Gretel”, dice Carmen Escalada, nutricionista clínica del IMEO. De este modo, si decide poner en la cesta dulces, como galletas o bizcocho, néctar o mermelada, entenderá que probablemente contribuiría a que la abuelita enferme, se le deterioren los dientes y se mueva peor y sin fuerza para escapar del lobo.

Pero si, por el contrario, le lleva frutas y verduras de la huerta o pan, leche y queso ella tendría una salud de hierro, a lo mejor ni siquiera estaría mala y no necesitaría la ayuda del cazador para acabar con el lobo.

Y si Hansel y Gretel hubieran resistido a la tentación de mordisquear la casita hecha a base de dulces, probablemente no habrían caído en la trama de la bruja, a la que le gustaban gorditos. “Podemos explicar a los hijos que la casita de la felicidad estaría hecha de frutas. Por ejemplo, se puede utilizar kiwi para la puerta, rodajas de fresas para las tejas, un trozo de plátano para la chimenea o naranja en las ventanas”, explica Escalada.

La nutricionista remarca que los personajes favoritos no conocen el sedentarismo, ni el pasatiempo en el sofá y destacan principalmente por sus habilidades. Saben nadar (‘La Sirenita’), son incansables bailadores (‘La Bella y la Bestia’, ‘Las doce princesas bailadoras’), montan a caballo y dominan el arte de la espada (‘La Bella Durmiente’, ‘Rapunzel’ y casi todos los príncipes).