Consejos nutricionales para mejorar el aspecto físico tras pasar el Covid

Abdomen hinchado, piel seca o enrojecida, cansancio, falta de tono muscular y caída de cabello son entre las secuelas físicas que deja el covid-19 en las personas.

Alimentos que ayudan a reforzar las defensas

«Esta enfermedad ha comprometido en mayor o menor medida nuestro sistema inmune», señala la nutricionista clínica del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), Carmen Escalada. Por ello, es importante incluir en nuestras comidas aquellos alimentos que fortalecen las defensas: lácteos fermentados y enriquecidos en vitamina D (kéfir, yogur), alimentos ricos en vitamina C (tomate, pimiento, perejil, coles), ácidos grasos Omega 3 y 6 (pescado azul, aguacate, aceite de oliva virgen, frutos secos). Por el contrario, se desaconseja el consumo de azúcar, harinas refinadas y alcohol, porque añaden muchas calorías de mala calidad y, además, pueden aumentar los niveles de inflamación en los tejidos.  

La pérdida de masa y tono muscular también preocupa, especialmente tras pasar mucho tiempo en la uci o encamados. Se puede corregir incluyendo en nuestra alimentación proteínas de calidad de origen animal (huevo, pescados, mariscos, carnes magras sin procesar y lácteos) y vegetal (legumbres y frutos secos).

Muchas personas que se han contagiado con la variante Ómicron, han experimentado problemas de caída de cabello. Para remediarlo, es importante tomar alimentos proteicos, ricos en calcio (lácteos, sardinas, avellanas), zinc (legumbres, mariscos, semillas) y ácido fólico (verduras de hoja verde oscura).

El uso excesivo de mascarillas y la limpieza de manos con gel hidroalcohólico se ha relacionado con problemas de piel seca, picor, rojeces o eccemas. En estos casos, la hidratación con agua, infusiones, frutas, verduras y hortalizas es fundamental. La ingesta de productos que contienen alcohol y sal debe reducirse, ya que favorece la deshidratación.

Para contrarrestar la fatiga, la experta aconseja incluir en la dieta, especialmente por la tarde noche, alimentos ricos en triptófano. Es un compuesto esencial para la síntesis de melatonina, muy necesaria para regular el sueño y el descanso. Este aminoácido se encuentra en alimentos, como el pollo y el pavo, el salmón, las espinacas, las nueces, el chocolate o los lácteos.

Por último, aconseja adaptar la alimentación a nuestro gasto calórico y ejercicio, evitar el consumo de alimentos superfluos que nos aportan pocos nutrientes y muchas calorías, respetar la señal de saciedad e incluir la actividad física moderada en nuestro día a día.

Orinoterapia, una vieja práctica

El País, por Olga Fernández Castro
dieta de la orina, foto El PaísBeber orina, aplicarla sobre la piel o inyectarla es una práctica con adeptos, incluso existe un Congreso de Uroterapia. «Se está extendiendo entre la población latinoamericana y sus raíces se remontan a los aztecas y los incas. Los que la siguen dicen utilizarla para depurar el organismo y obtener nutrientes: proteínas, minerales y vitaminas. Pero no existen estudios científicos que corroboren esto y, además, implica riesgos, porque en la orina se concentran muchos residuos y sustancias tóxicas para el organismo, por eso la eliminamos», explica Carmen Escalada, nutricionista clínica en el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, en Madrid. Los medios de comunicación sí han recogido desenlaces fatales por el uso de la orinoterapia, como el sucedido en Bolivia, donde murió una joven por una infección generalizada tras una inyección de orina. Otro de sus usos es la aplicación sobre la piel para otorgarle suavidad, una práctica basada en un componente de la orina, la urea, que ha demostrado efectividad en la piel seca. Sin embargo, tal y como recomienda Carmen Escalada, existen maneras más asépticas de utilizar la urea: por ejemplo, en cremas. «Si se utiliza la orina sobre la piel y hay heridas, se pueden infectar», concluye.