Top 5 de los peores métodos para bajar de peso

Muchas veces la prisa por adelgazar puede ocasionar que las personas recurran a los peores métodos para bajar de peso, lo que pone en riesgo su salud y la autoestima. Los procesos cortos y que requieren ciertos trucos de moda sólo pueden generar un rebote.
De acuerdo con información publicada en The Huffington Post, los siguientes 5 métodos para bajar de peso son los peores que puedes utilizar para lograr tu objetivo. Evita seguir la moda y mejor cuida tu salud.

En Forma Salud 180 / The Huffington Post
Parche en la lengua
1.   Parche de lengua. Este método fue creado por un cirujano plástico de Beverly Hills, pero aún no ha sido aprobado por la US Food and Drug Administration (FDA). Consiste en coser un parche en la lengua, para generar dolor al ingerir alimentos sólidos. Con esto, los pacientes deberán llevar una dieta de líquidos de tan sólo 800 calorías al día.

2.    Dieta de la sonda. Este proceso para bajar de peso de forma rápida puede ocasionar perforación de garganta, hemorragia gastrointestinal, cálculos biliares y fatiga muscular. Consiste en introducir un tubo por la nariz y el esófago para dejarlo en el estómago las 24 horas del día, durante 10 días. A través de este se le proporciona al paciente proteínas y vitaminas.

3.    Drunkorexia. Es un término nuevo para nombrar a un posible trastorno alimenticio. Incluye una fuerte restricción de calorías, beber en exceso y después vomitar, hacer ejercicio antes de beber o al día siguiente, no comer nada antes de tomar alcohol. Esto sólo ocasiona problemas de concentración, dificultad para tomar decisiones, debilidad del sistema inmune, lesiones y envenenamiento.

4.    Uso de tabaco como inhibidor del apetito. El tabaco puede generar una reducción del apetito y acelerar ligeramente el metabolismo, pero causa diversos daños en el cuerpo como el envejecimiento de la piel.

5.    Tomar pastillas. Algunos medicamentos para bajar de peso generan adicción y ponen en riesgo tu salud al causar impulsividad, cambios de humor, alteración de la presión sanguínea, convulsiones y accidentes cerebrovasculares.

El mercurio puede alterar el desarrollo neuronal del feto y de niños de corta edad

Desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) recomendamos a las mujeres en edad fértil, embarazadas o que estén en fase de lactancia evitar el consumo de algunos pescados como el atún rojo, la pez espada y el tiburón, porque su alto contenido de mercurio puede alterar el desarrollo neuronal del feto y de niños de corta edad.

Los niños entre 3 y doce años deberán limitar el consumo de este tipo de pescados a 50 gramos por semana o 100 gramos cada quince días.

El mercurio en el cuerpo humano se acumula en ciertos órganos y puede provocar abortos espontáneos, complicaciones en los pulmones, daños en el hígado, el sistema digestivo y en la piel, entre otras consecuencias.

El sistema nervioso es muy sensible a todas las formas de mercurio. Efectos sobre el funcionamiento del cerebro puede manifestarse como irritabilidad, timidez, temblores, cambios en los problemas de visión o audición, y la memoria.

Daños al feto

Los efectos nocivos del mercurio que pueden ser transmitidos de la madre al feto, e incluyen daño cerebral, retraso mental, falta de coordinación, ceguera, convulsiones e incapacidad para hablar. Los niños con envenenamiento por mercurio pueden desarrollar problemas en sus sistemas nervioso y digestivo y daños renales.

Pescado

Los pescados y mariscos tienen una tendencia natural a concentrar el mercurio en sus cuerpos, a menudo en forma de metilmercurio, un compuesto orgánico de mercurio altamente tóxico. Las especies de peces que son altos en la cadena alimentaria, como el tiburón, pez espada, caballa, atún blanco, y blanquillo contienen mayores concentraciones de mercurio que otros. Como el mercurio y el metilmercurio son solubles en grasa, se acumulan principalmente en las vísceras, aunque también se encuentran en todo el tejido muscular. Cuando este pescado es consumido por un depredador, el nivel de mercurio se acumula. Dado que los peces son menos eficientes en la depuración de que la acumulación de metilmercurio, el pescado de los tejidos aumentar las concentraciones con el tiempo. Así, las especies que son altos en la cadena alimentaria acumular la carga corporal de mercurio que puede ser diez veces mayor que las especies que consumen.