Posts Tagged ‘opinión’

¿Dietas ‘detox’ para adelgazar o ‘desintoxicarse’? No, gracias

julio 6, 2017
¿Te has creído que tus riñones y tu hígado no son capaces de eliminar por sí solos las toxinas que ingieres de los alimentos y que no son útiles para el organismo? Este es uno de los argumentos que “exprimen” las compañías que comercializan los zumos detox, pero que la ciencia se ha encargado de desmentir

Hola.com, por Mirian García, Farmacéutica

Desde hace unos días, en la publicidad aleatoria que aparece en Internet, me persigue una empresa de zumos detox que promete que sus productos ayudan a adelgazar por 50 euros al día. Como soy mujer y tengo entre 30 y 40 años (tampoco es plan de concretar), Google ha decidido que soy el público objetivo para esta empresa. Google también ha debido de suponer, por cierto, que me sobran algunos kilos… y el dinero.

Lo que no sé si sabe Google y, desde luego, no querrán saber en la empresa de zumos, es que yo no estoy intoxicada. Afortunadamente, tengo dos riñones y un hígado que se encargan de depurar eficientemente todas las sustancias que ingiero con los alimentos y que mi cuerpo considera que no debe acumular. Y, si alguna vez mi cuerpo no fuera capaz de hacerlo -en caso de que me dé por beber lejía o merendar metales pesados-, donde debo acudir para que me “desintoxiquen” es al hospital y no a una tienda online de batidos.

Científicos de Harvard aseguran que las dietas detox no son necesarias para ‘limpiar’ el organismo

Hace casi diez años la Escuela de Salud Pública de Harvard difundió un artículo explicando que este tipo de dietas depurativas o limpiadoras no eran necesarias. Según los investigadores, el cuerpo humano puede defenderse muy bien, y él solito, de la mayoría de agresiones ambientales. Pero hay más. El pasado mes de mayo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos publicaba otro artículo insistiendo en lo mismo y añadiendo que el organismo responsable de la regulación de alimentos y medicamentos del país, la FDA, ha tomado medidas contra algunas empresas de venta de estos productos. ¿Los motivos? El primero, que estos batidos contenían ingredientes potencialmente dañinos para salud; y el segundo, que prometen lo imposible.

Ahora os preguntaréis: ¿por qué, entonces, a algunas personas les funcionan estas dietas detox? No hay magia. Se pierde peso porque consumiendo estos productos se sigue un régimen hipocalórico. Además, se dejan de consumir alimentos procesados, ricos en azúcares y en grasas poco saludables, incluso se deja de beber alcohol. Por tanto, es lógico que el que realiza la dieta pueda experimentar, a priori, una sensación positiva.  Sin embargo, como no es posible vivir eternamente bebiendo batidos, una vez que se recuperan los viejos hábitos, el peso también se recupera.

Otra de las preguntas más frecuentes es: si los zumos detox sólo contienen frutas y verduras, ¿por qué no son una buena opción? En primer lugar, porque al realizar el zumo estamos eliminando parte de la fibra, que es un compuesto muy beneficioso de la fruta. Y, aunque incluyéramos la fibra, los zumos seguirían sin ser la opción que debiéramos elegir. La OMS considera al azúcar de los zumos, incluido el azúcar que proviene de la fruta, como azúcar libre. Estos azúcares, al estar disueltos y separados de su matriz original, se absorben más rápido en sangre.  Por otro lado, consumir la fruta y la verdura en su forma entera favorece la sensación de saciedad. Probablemente, ¡no seríamos capaces de comernos con cuchillo y tenedor la totalidad de piezas de fruta y verduras que componen alguno de los batidos!

Las dietas ‘detox’ pueden suponer un peligro para la salud

  • Las dietas que restringen severamente las calorías y que no están diseñadas individualmente pueden provocar carencias nutricionales (lo que implica caída del pelo, uñas, deterioro en la piel, etc.).
  • El ayuno puede causar dolores de cabeza, desmayos, debilidad o deshidratación.
  • Este tipo de dietas detox a menudo incluyen laxantes, que pueden ser causa de deshidratación y desequilibrios electrolíticos.
  • Beber grandes cantidades de estos licuados puede suponer un riesgo para las personas con enfermedad renal ya que algunos son muy ricos en oxalato.

Conclusión: ‘dietas detox’, no gracias. Se me ocurren mejores cosas en las que gastar esos 50€ al día. Por ejemplo, en acudir a la consulta de un dietista-nutricionista para que nos diseñe una dieta individualizada. Esta es, sin duda, la mejor manera de perder peso de forma saludable y duradera.

Marian García, Doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid, grado en Nutrición Humana y Dietética, y grado en Óptica y Optometría. Docente en la Universidad Isabel I de Castilla.

Citar las calorías en las botellas alcohólicas, medida deseable

mayo 11, 2015

Las etiquetas de este tipo de bebidas resultan pobres e incomprensibles para el público, y deberían incluir información nutricional, según los expertos consultados
Correo Farmacéutico, por Ana Callejo Mora
bebidas alcoholicasEl pleno del Parlamento Europeo se mostraba a favor, a finales de abril, de que el etiquetado de las bebidas alcohólicas que se comercialicen en la Unión Europea incluya información sobre su contenido calórico. Tal y como recogió entonces correofarmaceutico.com, en una resolución aprobada a mano alzada en Estrasburgo (Francia), los eurodiputados han encargado a la Comisión Europea que explore estas opciones y presente propuestas, como muy tarde, en 2016.

Un artículo de opinión publicado en el último número del British Medical Journal ha removido las aguas de nuevo. En éste, Fiona Sim, presidenta de la Royal Society for Public Health británica (Londres), señala que las “bebidas alcohólicas contribuyen a la obesidad y deberían incluir un recuento obligatorio de calorías”.

CF ha consultado a un experto en obesidad y otro en salud pública sobre los beneficios de una medida de este calibre, llegando a la conclusión de que aportaría una información valiosa tanto para el público general como para los profesionales sanitarios.

“El etiquetado de las bebidas alcohólicas es muy pobre y sería deseable que se ampliara esta información y fuera más comprensible y explícita para la mayor parte del público. En cualquier producto alimentario hay muchos datos nutricionales en la etiqueta y no sucede lo mismo con el alcohol, que en España se vende en tiendas de alimentación”, reclama Joan Ramón Villalví, miembro de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) y conocedor de las políticas relacionadas con bebidas alcohólicas. Además, “el volumen de alcohol debería estar más legible en la etiqueta”.
Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), considera que “esta iniciativa es completamente favorable, pues nos permitiría a los especialistas recibir un apoyo añadido sobre las recomendaciones de bebidas alcohólicas, concienciando a nuestros pacientes y a la población en general sobre su consumo moderado y responsable”.

Villalví sostiene que “el público ignora la cantidad de calorías que comportan las bebidas alcohólicas. Si es un combinado con licor, su contenido calórico todavía es más alto”. Al respecto, Bravo cree “firmemente que si el consumidor conociera estas calorías reduciría la ingesta considerablemente, al añadir el efecto negativo del sobrepeso y la obesidad al efecto nocivo del exceso de alcohol”.

Además, de llegar a aprobarse esta medida, “podremos seleccionar entre la amplia oferta de bebidas aquéllas que se pueden consumir con más frecuencia. Es el caso del vino tinto, que aporta grandes beneficios para la salud si se consume en una cantidad de entre una y dos copas diarias. En el polo opuesto se hallan las denominadas bebidas espirituosas, que triplican las kilocalorías del vino sin aportar prácticamente ningún micronutriente -lo que se conoce como calorías vacías-“.

Marcar pautas
En opinión de Bravo, “es un error prohibir el consumo de las bebidas espirituosas, pues la población seguirá disfrutando de ellas”. Por eso, el portavoz del IMEO se inclina por “marcar una pauta para que aquellas personas que deseen seguir un estilo de vida más saludable pero sin renunciar a éste hábito puedan hacerlo. En este caso, una copa semanal sería un consumo adecuado”.

La regulación de alcohol y conducción como ejemplo exitoso

A. C. M. ¿Qué iniciativas en materia de alcohol están funcionando mejor? “El cambio en la regulación de alcohol y conducción es un ejemplo de éxito. Tenemos estudios recientes que muestran que la mayor exigencia en los controles de alcoholemia ha hecho que disminuyan los accidentes de tráfico”, afirma a CF Joan Ramón Villalví, miembro de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas). El experto en políticas relacionadas con el alcohol recuerda que las industrias (la patronal del vino, la de la cerveza y la de los licores) han sido muy poderosas evitando los últimos intentos de modificaciones regulatorias. Por ello, entre los retos para la salud pública en este campo se encuentran todavía el de regular la publicidad, que es muy intensa, y los canales de difusión. “En España, el acceso y la disponibilidad del alcohol son muy grandes, lo que se refleja en el botellón.”, señala Villalví. Y es que “muchas tiendas de ultramarinos abren toda la noche. Hay comunidades autónomas que han regulado el horario de venta de alcohol y otras que no lo han hecho. Y de las comunidades que lo han regulado, algunas lo cumplen y otras no. Se trata de un tema complejo”, concluye el miembro de Sespas.

El factor emocional, causa principal del sobrepeso en mujeres

octubre 14, 2013

Actualidad gastronómica

comida-basuraSegún el dicho popular, somos lo que comemos. Pero si a esta creencia le damos la vuelta tendremos que, según como seamos, así comeremos. Y eso precisamente es lo que muestran los resultados de un estudio realizado por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) sobre cerca de un centenar de pacientes y que pone en evidencia la importancia del factor emocional como detonante para generar el sobrepeso en personas adultas.

Los encuestados, residentes en España y escogidos al azar, son 45 mujeres y 37 hombres que han sido invitados a identificar y enumerar por orden y importancia las posibles causas de los kilos de más: el estado emocional, la falta de planificación a la hora de comer y la tendencia genética. El 71 por ciento de las mujeres y un 49 por ciento de los hombres han señalado en su respuesta el factor emocional como principal desencadenante del sobrepeso.

La ansiedad, el estrés o el descontento con la propia imagen corporal son, a veces, los detonantes que nos impulsan a comer más de la cuenta o de forma compulsiva. Es un patrón conocido entre los expertos como sobrepeso emocional. La falta de planificación a la hora de comer ocupa segundo lugar en las respuestas de los hombres donde el 35 por ciento le dan una mayor importancia.

Las mujeres lo sitúan en tercer lugar, ya que tan sólo un 9 por ciento de ellas considera que la ausencia de hábitos saludables a la hora de comer -horarios fijos, menú variado, alimentos nutritivos y de calidad y un racionamiento adecuado- a la larga nos puede pasar factura en términos de ‘sobrepeso ocasional’.

“Si una persona no planifica con tiempo las comidas que corresponderían a una alimentación equilibrada y saludable, se vería obligado a improvisar, preparando lo que haya en la nevera, comiendo cuando y de lo que más le gusta o apostando por comida rápida, rica en grasa y azúcares que nos proporcionaría demasiada energía de golpe”, señala Rubén Bravo, portavoz del IMEO.

Entre las soluciones a este sobrepeso emocional está el Sistema de Entrenamiento de Biocoherencia Cardíaca, un método de control del estrés que el IMEO, en colaboración con el Instituto de Biomedicina, ha traído de EEUU y ha comenzado a aplicar con el fin de combatir la ansiedad, que en muchos casos, es la principal causa de la obesidad.