Una tapa de ceviche con estrella Michelin: la receta original de Albert Adrià

En plena época de verano, os hacemos llegar desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad y con la colaboración del chef Albert Adrià, premiado con dos estrellas Michelin y actualmente al mando de Tickets bar de Barcelona unas sugerencias de tapas saludables que forman parte del menú del gastrobar para el año 2014.  Son unos bocados saludables que sepueden preparar en casa, con un aporte calórico razonable y además destacan por sus vurtudes nutricionales por excelencia.

“Gracias a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, aportados por el pargo y el aceite de oliva, podríamos decir que es una tapa cardioprotectora, perfecta para aquellas personas con problemas de colesterol o riesgo cardiovascular”, apunta Rubén Bravo, esxperto en nutrición y gastronomía del IMEO.

Es un bocado rico en vitaminas y minerales. La vitamina A y los carotenos contribuyen a mejorar la vista y son potentes antioxidantes, precursores del sistema inmunitario. El perfil equilibrado entre sodio y potasio que posee esta tapa, contribuye al buen funcionamiento de nuestro metabolismo celular y control de la tensión arterial, aportando junto con el fósforo niveles óptimos de vitalidad tanto muscular como mental.

Albert Adrià, el chef al mando de Tickets, créditos foto Tickets

CEVICHE “EMPORDÀ” © TICKETS

Receta de autor, chef Albert Adrià

Una tapa
cardioprotectora y vigorizante


Calorías:
144 Kcal

 

 

INGREDIENTES PARA
4 PERSONAS
        ELABORACIÓN
Para limpiar y cortar el pescado
1 pargo de tamaño medio* en su defecto podemos utilizar lubina, pargo, dorada, pez limón o corvina
  1.  Escamar y filetear el pescado procurando dejar lo más entero posible el lomo quitando la piel.
  2. Cortar el lomo a la mitad longitudinalmente dividiéndolo en dos partes.
  3. Guardarlo herméticamente en la nevera.

Para la base de salsa de soja
140gr de agua mineral, 2 gr de hondashi, 10gr de azúcar, 50gr de salsa de soja, 2gr de alga kombu

 

 

  1.  Poner el agua, el azúcar y el hondashi en un cazo y llevar a ebullición.
  2. Retirar del fuego y añadir la soja y el alga kombu.
  3. Reservar en nevera 24 horas.

 


Para el aceite de azafrán
250 ml de aceite de oliva suave, 0,41 gr hebras de azafrán 

 

 

 

 

 

 

  1. Con la ayuda de un mortero majar las hebras ligeramente para liberar el aroma.
  2. Introducir el aceite en un cazo junto con el azafrán majado.
  3. Poner a calentar el cazo desde frío a temperatura suave.
  4. Dejar infusionar durante aproximadamente media hora hasta que el azafrán haya liberado todo su aroma.
  5. Retirar del fuego y reservar.

Para la xantana base
250gr de agua mineral, 3gr de xantana

 

 

 

  1.  Triturar la mitad del agua con la xantana hasta que esté bien diluido.
  2. Extraer el aire en la máquina de vacío y añadir el resto del agua.
  3. Dejar reposar un mínimo de 12 horas para que estabilice.
Para el jugo de tomate
2 kg de tomate de colgar maduros

 

 

  1.  Con la ayuda de un microplane, rallar el tomate.
  2. Pasar por un colador fino presionando con la ayuda de un cucharón.
  3. Reservar.

Para la salsa
650 gr de jugo de tomate rallado (elaboración anterior), 120 gr soja base (elaboración anterior), 15 gr aceite de azafrán (elaboración anterior), 20 gr mirin, 40 gr vinagre de arroz, 70 gr xantana base (elaboración anterior)

 

 

 

  1.  En un bol mezclar todos los ingredientes y mezclar con la ayuda de unas varillas.
  2. Reservar en nevera.

 

 

 

 

 

Para marinar el pescado
50gr de filete de pargo limpio, 5gr de sal fina

 

 

 

 

 

 

  1.  Disponer el pescado en una bandeja plana.
  2. Espolvorear la sal por ambos lados del pescado.
  3. Dejar marinar en espacio de 40 minutos.
  4. Pasado ese tiempo probar de sazón y retirar el exceso de sal bajo el grifo.
  5. Secar con papel absorbente.
  6. Con la ayuda de un chuchillo bien afilado cortar dados de 1 x 1 cm.
  7. Reservar dentro de un recipiente hermético en nevera.

Para el caviar de salsa de soja
100 g de tapioca, 1 l de soja 

 

  1.  Dentro de un bol poner la soja junto con la tapioca a hidratar por espacio de 3 horas.
  2. Reservar.

Para la cancha frita

50gr de maíz “chulpe”, 250ml de aceite de oliva suave, 0,4c/s sal fina, gel de silice

 

 

 

 

 

 

 

 

  1.  Poner el aceite en un cazo y calentar a fuego medio.
  2. Cuando está caliente añadir los granos de maíz.
  3. Tapar con una tapadera e ir moviendo el cazo con movimientos envolventes para que se vaya tostando uniformemente.
  4. Una vez tostado retirar del aceite y escurrir en papel absorbente.
  5. Cuando aún está caliente poner a punto de sal.
  6. Dejar enfriar y reservar en un recipiente hermético con gel de sílice.

Para la juliana de daikon
250gr daikon fresco, c/s agua mineral, c/s hielo

 

 

 

 

 

  1.  Con la ayuda de un pelador pelar el daikon hasta 0.6 cm.
  2. Seguidamente cortar trozos de 6 cm de largo.
  3. Cortar láminas de 0.2 cm de grosor con la ayuda de una máquina corta fiambre.
  4. Cortar las láminas en juliana de 0.2 cm de ancho.
  5. Reservar en agua y hielo.

Para lavar el codium
500 g de codium fresco, c/s agua mineral, c/s hielo

 

 

 

 

 

  1.  Dentro de un bol lavar el codium con agua y hielo para extraer la arena y las conchas.
  2. Con la ayuda de unas tijeras cortar las pintas más pequeñas con dos ramificaciones.
  3. Reservar en bol con agua y hielo
  4. Guardar el resto para otras elaboraciones.

Otros

Germinado de cilantro
Ibo Togarashi o filamento de guindilla
1und lima
c/s sal fina
c/s pimenta negra
c/s aceite de oliva virgen extra

ACABADO Y PRESENTACIÓN

ceviche de Tickets, una tapa cardioprotectora  En un bol poner 60gr de pargo, salpimentar y añadir el zumo de media lima.
Dejar macerar por espacio de 6 minutos.
En un plato hondo, poner el pargo macerado con un poco de volumen en el centro.
Disponer alrededor del pescado 6 granos de cancha y 6 puntas de codium.
Seguidamente, poner encima del pescado 2 cucharadas de caviar de soja y la juliana de daikon con volumen.
Decorar con 3 filamentos de guindilla y 6 germinados de cilantro alrededor del pescado.
Finalmente , añadir 100 ml de salsa alrededor del pescado y sazonar con unas gotas de aceite de oliva

Los retos de hoy ante el cáncer de mama: más prevención e investigación y menos recortes

  • Este sábado, día 19 de octubre, es el Día Mundial contra el Cáncer de Mama.
  • En España la incidencia de esta enfermedad se estima entre 20.000 y 25.000 casos al año; el 85% de las pacientes diagnosticadas en fase precoz se curan.
  • A nivel mundial, desde los 90, cuando se generalizaron las campañas de detección precoz, la mortalidad por esta enfermedad no deja de bajar.

Mirentxu Mariño / 20 minutos
Dia Mundial Cáncer de mamaLa supervivencia al cáncer de mama en España aumenta cada año un 1,4%. Son buenas noticias, pero no son las únicas. En las últimas décadas, las campañas de detección, el diagnóstico temprano, los nuevos tratamientos sistémicos y el “enfoque global” a la hora de afrontar médicamente un tumor han logrado que hoy en nuestro país el 85% de las pacientes diagnosticadas en fase precoz se curen.

Son datos a tener en cuenta en el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebra este sábado, 19 de octubre. Y todos los días del año, también. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) apunta que a principios de los años 80 las mujeres diagnosticadas tenían un 70% de posibilidades de no recaer a los cinco años, mientras que en la actualidad el porcentaje ha subido al 90%.

Las mujeres, además, están más concienciadas. Hoy es algo “excepcional” detectar un cáncer de mama en fase avanzada, explica a 20minutos Jesús García Mata, portavoz de SEOM y Jefe del Servicio de Oncología Médica Complejo Hospitalario de Ourense, a partir de los 45-50 años se realicen las mamografías periódicas, ya que en cuanto las mujeres notan algo, acuden inmediatamente al médico, “y eso es muy bueno”. Entre el 95% y el 98% de los cánceres de mama se detectan en fase inicial, añade.

No hay un registro nacional

La incidencia del cáncer de mama en España se cifra entre 20.000 y 25.000 casos nuevos anuales. Son estimaciones que, según la asociación o el organismo consultados, varían. “Uno de los problemas que tenemos es que, en el mejor de los casos, la información viene partida en 17”, explica García, “no hay un registro nacional de tumores”, algo que ayudaría mucho a combatir la enfermedad.

Este tipo de datos “son preciosos para plantearse algunas cosas”, argumenta. Aun así, dice, los profesionales se “organizan mejor” que hace unos años, hay un “manejo más multidisciplinar” de la enfermedad. La mayoría de los casos de cáncer de mama se diagnostican en edades comprendidas entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65; los médicos recomiendan que a partir de los 45-50 años se realicen las mamografías periódicas.

El concepto de la prevención, asociada antes de forma inevitable a la palabra muerte, ha cambiado por completo. “Algunos autores”, explica el doctor, opinan que hay un “sobrediagnóstico” de tumores, de ahí que la incidencia del cáncer de mama no deje de subir en todo el mundo, pero él no comparte esta tesis: “Mientras tengas un 15% de pacientes que no se curan”, hay que seguir peleando.

Los efectos de la crisis

El cáncer de mama es la novena causa de muerte en mujeres en el mundo, según la OMS: se diagnostican al año 1,38 millones de casos y hay 508.482 muertes, según datos de 2011. En Europa, el de mama es el cáncer más común entre mujeres, aunque en 2015 podría pasarle el de pulmón, según datos del estudio European cancer mortality predictions for the year 2013, publicado en febrero en Annals of Oncology.

En España, 6.314 mujeres y 85 hombres murieron en 2011 por tumores de mama, según el INE. El estudio citado pronostica para 2013 un total 88.886 muertes en Europa por cáncer de mama —un 15% del total de muertes por cáncer— y 6.616 en España, pero certifica que desde los años 90 —cuando se generalizaron las campañas de detección precoz— la tasa de mortalidad asociada al cáncer de mama no deja de bajar.

Los retos que plantea hoy el cáncer de mama a la sociedad y al colectivo médico actuales pasan, recuerda García, por avanzar en “el conocimiento de las células tumorales” y en la eficacia de los tratamientos, pero también por conseguir que, una vez curadas, las mujeres que han sufrido esta enfermedad vuelvan a llevar una vida normal, vuelvan a ser “personas normales”. “Hay miles de mujeres curadas que tienen secuelas no físicas. Yo lo llamo el bendito problema, pero hay mucho que hacer en esto, hay que lograr que vuelvan a ser mujeres”, dice el doctor.

Otro reto es, sin duda, combatir los efectos de la crisis. La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) ha difundido un manifiesto en el que muestra su preocupación por los recortes y porque “las dificultades presupuestarias” puedan “repercutir en retrasos en el acceso a la innovación a los pacientes oncológicos”. Según un estudio de la Asociación Española Contra el Cáncer, los recortes multiplican por tres el gasto oncológico de las familias con menos recursos.

En varias comunidades autónomas, como Aragón o Baleares, se han registrado quejas de asociaciones y partidos por los recortes en prevención. En la Comunidad de Madrid, 30.000 mujeres se han quedado sin sus mamografías preventivas en los últimos siete meses por una suspensión del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, derivado de un problema en la prórroga del contrato con las clínicas privadas a las que se paga para que presten este servicio.

Reducir el riesgo

Una de cada 8 mujeres presentará un cáncer de mama a lo largo de su vida en nuestro país, según la AECC, que explica que “cada mujer puede reducir su riesgo de forma individual con pequeños cambios en su estilo de vida”, como prevenir la obesidad con una dieta adecuada y realizar ejercicio diario. Existe, no obstante, el componente heredirario, aunque la Asociación mantiene que poseer un riesgo mayor “no implica la certeza de que se vaya a padecer la enfermedad, sólo indica cierta predisposición”.

El cáncer de mama hereditario representa el 5-10% del total de esta patología, según explicaba Teresa Ramón y Cajal, responsable del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en la I Jornada Multidisciplinar de la Mama. Allí se ha revelado que un 30% de mujeres de alto riesgo en nuestro país se han sometido a una doble mastectomía como consecuencia del denominado efecto Angelina Jolie.