Lo que tiene en común Messi con alguien que quiera adelgazar

Técnica para medir también la peligrosa grasa visceral
El deporte de élite y las clínicas comienzan a usar densitometrías.
Permite ver cómo evoluciona una zona lesionada y cómo se va acumulando la grasa en algunas partes.
Cinco Días, por Alfonso Simón Ruiz
Lionel Messi, foto ReutersCuando un jugador del FC Barcelona se lesiona, como Lionel Messi en el bíceps femoral, pasa por multitud de pruebas. Una de ellas, de las más novedosas, es la densitometría para comprobar cómo evoluciona su composición corporal y ver en qué parte pierde músculo y gana grasa. Una técnica que ha llegado al deporte de élite y también a algunas clínicas de adelgazamiento.

El densitómetro iDXA, de GE Healthcare (la división de salud de General Electric), permite identificar con un código de colores dónde se concentra la grasa. El rojo significa que esa zona ha superado el 25% de grasa. Para la medición, el aparato utiliza una fuente de rayos X a baja intensidad.

La técnica se usa hasta ahora básicamente en universidades y centro de investigación, en España por ejemplo en el Inef de Madrid o en la Universidad de Las Palmas, pero también en el deporte como en el caso del Barça y el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Uno de los pioneros fue el equipo de triatlón de Gran Bretaña en su preparación para los Juegos Olímpicos.
Uno de los usos es ver cómo evoluciona una zona lesionada y cómo se va acumulando la grasa en algunas zonas. “Así se pueden ir recomendando ciertos ejercicios que no dañen más una lesión, que mejoren la masa muscular y que no creen asimetrías”, explica Rubén Bravo, nutricionista del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

deportistas de éliteLa composición corporal es el peso desglosado en grasa, músculo y hueso. El análisis se puede hacer por zonas como brazos, pierna o abdomen. Por eso, las clínicas de adelgazamiento ya comienzan a practicar esas pruebas. “Nosotros lo utilizamos ya con todos los pacientes”, asegura Bravo. Incluso se usa en enfermedades como el VIH para estudiar cómo los fármacos cambian la distribución de la grasa por el cuerpo.

“Lo que buscamos es un cuerpo armónico, por eso estas imágenes ayudan a un tratamiento individualizado y a que, por ejemplo, el entrenador personal incida en determinados ejercicios”, comenta este nutricionista. Puede darse el caso, que tras practicar ejercicio, no se consiga bajar de peso y lo que esté ocurriendo, como se ve en esta prueba, es que se esté ganando masa muscular.
En algunos de los casos que pone como ejemplo GEHealthcare, se ve como un deportista de 95,2 kilogramos en pretemporada tiene 14,7 kilos de grasa. En su etapa de máximo rendimiento pasa a 93,5 kilos, pero con cuatro de grasa menos y uno más de músculo. “Por eso es importante la dieta personalizada”, comenta Bravo, “porque una paciente puede perder 27 kilos y que 21 sean de grasa”. “Un error muy común es hacer una dieta en la que pierde peso y volumen pero de masa muscular, porque lo primero que se quema es el glucógeno muscular, después el agua y finalmente la grasa”.

La peligrosa grasa visceral

densitometroEl software CoreScan de este aparato también mide la grasa visceral, que es el tejido graso interno que envuelve el corazón, el hígado, los riñones y el páncreas. Es de origen genético, no se puede operar y es diferente a la grasa superficial porque está por debajo del abdomen, típico de los hombres y las mujeres menopáusicas. “Los mayores peligros provienen de la grasa visceral porque tiene un riesgo cardiovascular, de diabetes, hipercolesterolemia, hernia de hiato e hígado graso”.

El nutricionista del IMEO insiste en la importancia de una tratamiento individualizado y ofrece algunos consejos para reducir esta grasa, como seguir una dieta equilibrada donde no se olviden las proteínas y hacer ejercicio moderado (a 130 pulsaciones para no quemar masa muscular) durante 45 minutos.

En los últimos 25 años la obesidad en España ha aumentado del 7 al 17%

Fuente: Atrévete de Cadena Dial

Los datos de la Encuesta Nacional de Salud del mes de marzo 2013 hacen un pronóstico no muy esperanzador para los españoles. A pesar de que la mayoría (el 75%) percibe que su estado de salud es bueno o muy bueno, hay algunos datos muy preocupantes, como éste que los españoles estamos cada vez más obesos. Según la encuesta de cada 100 adultos, 17 padecen obesidad y 37 tienen sobrepeso. En cuanto a los niños, dos de cada 10 muestran sobrepeso y uno es obeso. Y esto no es solo –ni mucho menos– un problema estético, sino que acarrea otros muchos problemas.
Por esta razón hemos llamado a un especialista que nos diga qué podemos hacer para evitar caer en una situación de obesidad o sobrepeso.
Rubén Bravo es especialista en nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). En esta edición del programa Atrévete de la Cadena Dial, el experto responde a las preguntas de Fran Blanco y María Lama, presentadores del programa, para reflexionar sobre estos preocupantes datos sobre la  obesidad en España.
A continuación os orecemos un resumen de la entrevista. Para escuchar el audio entero, pulsa play.

1.- En los últimos 25 años, la obesidad ha aumentado en España del 7 al 17%. ¿Cuáles son las causas de que cada vez haya más gente con problemas de peso?
RB: Principalmente el estrés y el estilo de vida, las presiones económicas y sociales, el sedentarismo… Comer fuera de casa –aunque ahora más en tupper -. Dedicamos poco tiempo para hacer la compra y consumimos mucha comida rápida, precocinada o preparada. Nos movemos menos y nuestro trabajo es más sedentario.

2.- ¿Dónde acaba el sobrepeso y empieza la obesidad? ¿Cómo lo podemos saber de forma orientativa?
RB:
Normalmente se utiliza el Índice de Masa Corporal, pero para no liarnos podemos resumir que cuando nos sobran unos 5 – 7 kilos, estaríamos en un sobrepeso y cuando nos sobren entre 14 y 17 kilos ya nos pasaríamos a obesidad.

3.- El sedentarismo, causa que tú has apuntado, es según la Encuesta Nacional de Salud, la principal causa de la obesidad y el sobrepeso, sobre todo en las mujeres (el 46% de las mujeres frente al 35% de los hombres). ¿Qué podemos hacer para que nuestra vida sea menos sedentaria?
RB:
El “city training” cada día: subir las escaleras del metro, de casa, del trabajo; bajarse una parada antes del bus; caminar todo lo posible nos ayudará a quemar la misma cantidad de calorías que 2 clases de spinning o incluso mejor, porque están más distribuidas.

4.- El porcentaje de obesidad en los niños (20%) es mayor incluso que en los adultos (17%). ¿Qué podemos hacer para evitarlo?
RB:
Predicar con el ejemplo. Dedicarle más tiempo a las comidas. Darle más importancia al desayuno y procurar que éste combine proteína, leche semi, hidratos de rápida y lenta asimilación. Actualmente sólo el 9 por ciento de los niños españoles realiza un desayuno completo y esta primera comida es clave para
En los comedores escolares ya hay dietistas que regulan los menús para que los niños no ingieren más calorías vacías, sino que todo que coman les aporte los nutrientes necesarios.
En cuanto a las meriendas y cenas, es importantísimo planificarlas y no comer cualquier cosa que tengamos en la nevera.
Asimismo, quisiera recalcar sobre la importancia que tienen las actividades extraescolares. Aquí es deber de los padres hacer lo posible para que los niños no pasen la mayoría del tiempo sentados ante la pantalla.  Según se estima, los españoles menores de edad actualmente pasan entre 3 y 5 horas diarias mirando la televisión, jugando al ordenador o con la consola. A la larga, estos “ratos” de sedentarismo suman y, lo más probable, nos traerán problemas de sobrepeso u obesidad.

5.- ¿Qué otros problemas puede acarrear la obesidad infantil?
RB:
Desarrollar diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, colesterol malo y un largo etcétera. Desarrollar todos los síntomas del síndrome metabólico (todas las enfermedades relacionadas con la obesidad) a edades tempranas. Además, este tipo de problemas suelen tener relación con trastornos alimenticios, de personalidad o sociales.

6.-  ¿Y si el problema ya es una realidad? Es decir, si ya tenemos un niño con obesidad o sobrepeso, ¿qué hacemos? ¿A dónde acudimos?
RB:
Deberíamos acudir a un especialista, no para que nos ponga a dieta, sino que nos realice unos pequeños cambios en la alimentación. Tenemos que tener en cuenta que, haciendo las cosas bien, un niño al que les sobran 10 kilos, podría perder de 2 a 3 kilos al mes, sea en unos 4 meses ya podría estar en su peso perfecto.
Habrá que reducir, también, las horas de inactividad física que los pequeños pasan sentados, porque la salud en temprana edad muchas veces es cuestión de hábitos saludables, como el buen comer y actividad física adecuada.