Así influye la dieta en el apetito sexual

Alimentos que reducen y aumentan la libido
ABC
como las deitas influyen en la pareja_ foto ABCEn materia sexual, muchas personas se preocupan por la periodicidad de sus relaciones. Una de las marcas de preservativos de referencia asegura en un informe que el 73% de los españoles practica el sexo una vez a la semana. El estudio añade que, según la muestra estudiada, un 70% de ciudadanos de nuestro país (un 84% de hombres y un 55% de mujeres) asegura alcanzar el orgasmo.

En este sentido, los sexólogos han visto reforzados sus trabajos con la contribución de sociólogos y otros expertos médicos, como los especialistas en alimentación.

Uno de los temas abordados ha sido los efectos adversos de las llamadas «dietas milagro» y los efectos secundarios de las mismas sobre la inapetencia sexual. El motivo principal resulta de fácil deducción: el rápido y extenuante esfuerzo al que se somete a nuestro organismo con una pérdida de peso que, en muchos casos, ni siquiera es conveniente, nos deja exhaustos.

Sin energía no hay sexo. El dolor de cabeza típico-tópico de lo chistes sobre parejas se queda en un juego de niños al lado de los efectos perversos que sobre la libido tiene esta acelerada desnutrición.

Además, la pérdida de peso descontrolada, el desequilibrio nutricional, como la ausencia absoluta de proteínas de una conocida y cuestionada dieta, por ejemplo, conduce a la tristeza, la depresión, a una bajada de endorfinas y serotonina y a la pérdida no regulada de estrógenos y testosterona, las hormonas que inciden en la sexualidad.

La demonización de la grasa y su erradicación de algunas de estas dietas extremas, debemos tenerlo en cuenta asimismo, conduce a descensos radicales de los niveles de testosterona. Los hombres necesitan «grasa buena» para practicar el sexo.

Además de estas advertencias, el experto en nutrición y autor de «Tú eres tu medicina», Ata Pouramini, identifica algunas actitudes a la hora de comer como negativas para mantener una vida de pareja sana y activa.

El sobrepeso está asociado a un menor periodicidad a la hora de hacer el amor, por la falta de agilidad, por el sueño que nos provocan las grandes digestiones y por los complejos físicos que conlleva. Una imagen distorsionada de nosotros mismos nos retrae frente a la desnudez y la mirada del otro.

Comer mucho antes de practicar el sexo nos lleva «hincharnos» y aumentar nuestro nivel de gas en el cuerpo. A cierta edad, los inconvenientes físicos y mentales cohíben y superan a cualquier deseo o atracción sexual.

Y, por supuesto, Pouramini desaconseja: el azúcar y la menta, por ser inhibidores de la testosterona, también los alimentos enlatados (por su alto contenido en potasio) y los de alto índice proteico, la carne roja, entre otros.

En esta línea, el autor recomienda: un consumo moderado de carbohidratos, el chocolate como elevador de la serotonina, las ostras, sí, por ser ricas en zinc, al igual que otros mariscos. Y, finalmente, el aguacate, que fomenta la producción de estrógenos.

Y, por supuesto, comer, si es posible, siempre en buena compañía.

Cómo sobrevivir a los propósitos de septiembre

sindrome postvacacionalRecuperar ilusiones y proyectos puede ser una buena forma de afrontar de nuevo la rutina. Las más básicas son perder los kilos ganados en vacaciones, hacer más ejercicio y la eterna asignatura pendiente del inglés.

La Voz de Gsalicia, por Blanca Hermida

Tensiones musculares, nerviosismo y ansiedad. Si usted sufre estos síntomas al regresar al trabajo probablemente esté pasando el tan temido síndrome postvacacional.un concepto que año tras año ha ido aumentando y haciéndose notar, se refiere a la ansiedad o presión emocional que se afronta al readaptarse a las tareas laborales después de un período vacacional. Y parece que es tendencia, que cada vez más hay personas que les cuesta adaptarse a la rutina. Los datos lo muestran. El 65% de los españoles sufren este bajón tras las vacaciones, según un estudio de Sanitas. Según los expertos, se manifiesta como una reacción de rechazo al trabajo en forma de tristeza, agitación, ansiedad, agobio, nerviosismo e irritabilidad.

Según un informe del Hospital Quirón, el regreso de las vacaciones puede provocar alteraciones como la falta de apetito, dolores musculares o irritabilidad, una situación que suele afectar más a menores de 45 años y a aquellos que se incorporan a la rutina sin una breve transición. Los expertos apuntan a que alrededor de un 20% de los afectados por este síndrome se recupera en uno o dos días mientras que un 35% tarda hasta dos semanas.

Y ante esta situación, ¿qué se puede hacer para evitar esa ansiedad? Pues cosas tan sencillas como programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada, abordar antes las tareas más gratas, mantener una actitud proactiva y positiva en el trabajo, no llevarse trabajo a casa o practicar ejercicio físico moderado.

De hecho, el regresar al gimnasio (o probarlo por primera vez) era una de las metas que se planteaba a principios de año el 30 por ciento de los participantes en una encuesta. Después del verano, este porcentaje puede que incluso haya aumentado, ya que, según aseguran los expertos, durante las vacaciones se suele engordar una media de entre tres y cinco kilos por persona, en parte porque los españoles se dan también «vacaciones gastronómicas»; se come menos pero peor, como explica Rubén Bravo, especialista en nutrición y gastronomía del Instituto Médico Europeo de Obesidad (IMEO). «Los datos que manejamos en el Instituto son de entre tres y cinco kilos de media los que cogen los españoles en esta época del año. El problema es que esta cantidad posiblemente en kilos de grasa sea más y perderla es mucho más difícil, por lo que al final nuestro metabolismo se ve perjudicado porque estamos bajando nutrientes necesarios en la dieta», destaca el experto.

Por ese motivo ha recomendado trazar un «plan programado» que incluye una dieta equilibrada y ejercicio regular. «Si vamos a un plan rápido en el que queramos perder peso a celeridad alta al final tendremos efecto rebote y no vamos a tener los tres o cuatro que hemos cogido en verano sino que se van a sumar otros y podemos llegar a navidad con ocho kilos de más», ha advertido.

Así, Bravo ha asegurado de que los españoles «no se toman del todo en serio» la necesidad de llevar una alimentación equilibrada y solo ponen remedio al problema cuando los malos hábitos resienten la salud. «Los datos reflejan que entre el 60 y 65 por ciento de españoles tienen problemas de obesidad y el 30 por ciento de población infantil; hasta que no se ve el problema no saltan las alarmas», ha lamentado.

Por otra parte, en el listado de propósitos se incluyen otras metas, y un 27 por ciento de la población prefiere aprender idiomas, -siendo el inglés y el alemán los preferidos-, el 23 por ciento hacer más deporte, y con un 8 y un 6 por ciento se encuentran propósitos como bajar el colesterol, dejar de fumar y ahorrar más.

Para no perder la ilusión ni dejar de hacer estos propósitos a la primera de cambio, Niklas Gustafson, experto en nutrición y salud, señala que es necesario tener una orientación y asesoramiento a la hora de afrontar estos retos. «Una pequeña ayuda que se traducirá en satisfacción personal no solo por la consecución de los objetivos sino también por la constancia demostrada para alcanzarlos», ha asegurado.

Por su parte, psicólogos y especialistas coinciden en que la mayoría de «sueños rotos» vienen dados por metas irrealizables. «Los grandes objetivos son los grandes incumplidos», señala el doctor Pedro Rodríguez, y por eso este psicólogo y psicoterapeuta familiar recomienda prudencia y moderación a la hora de hacer la lista de quehaceres para el nuevo curso, como mucho, una o dos actividades.

Si no queremos que en un mes nuestros propósitos sean cosa del pasado, el doctor Iñaki Ferrando, director de Comunicación Médica de Sanitas, sugiere afrontar estos retos desde la psicología positiva, algo que se hace «viéndose a uno mismo como alguien capaz de hacer cosas, rodeándose de gente alegre y agradeciendo el mero hecho de estar vivos».

La positividad es una de las claves de éxito para el doctor Ferrando, para quien, «con una actitud positiva, moderada y equilibrada, todo se puede cumplir». Para la psicóloga y psicoterapeuta Blanca Armijo, el cumplir las metas vitales pasa por ser realistas, no esperar resultados inmediatos, procurar convertir los propósitos en un estilo de vida, y sobre todo, por «darse tiempo para reflexionar sobre el ideal de persona que cada uno tiene en mente y lo que verdaderamente nos proponemos alcanzar». Armijo entiende que el fracaso viene dado por el planteamiento de metas inalcanzables, que terminan siendo «agotadoras y nada satisfactorias», y que pueden llevarnos a «sentimientos de profunda tristeza e irritabilidad».

Sin embargo, no por ello hay que dejar de plantearse retos, aclara la doctora, pues el querer cambiar es un «síntoma evidente de salud», que indica que una persona se quiere «lo suficiente para visualizarse a sí misma de una manera y lucha por conseguir ser más sana, más atractiva, más inteligente, tener un mejor trabajo, pareja o familia».