Posts Tagged ‘sexo’

Así influye la dieta en el apetito sexual

febrero 6, 2015

Alimentos que reducen y aumentan la libido
ABC
como las deitas influyen en la pareja_ foto ABCEn materia sexual, muchas personas se preocupan por la periodicidad de sus relaciones. Una de las marcas de preservativos de referencia asegura en un informe que el 73% de los españoles practica el sexo una vez a la semana. El estudio añade que, según la muestra estudiada, un 70% de ciudadanos de nuestro país (un 84% de hombres y un 55% de mujeres) asegura alcanzar el orgasmo.

En este sentido, los sexólogos han visto reforzados sus trabajos con la contribución de sociólogos y otros expertos médicos, como los especialistas en alimentación.

Uno de los temas abordados ha sido los efectos adversos de las llamadas «dietas milagro» y los efectos secundarios de las mismas sobre la inapetencia sexual. El motivo principal resulta de fácil deducción: el rápido y extenuante esfuerzo al que se somete a nuestro organismo con una pérdida de peso que, en muchos casos, ni siquiera es conveniente, nos deja exhaustos.

Sin energía no hay sexo. El dolor de cabeza típico-tópico de lo chistes sobre parejas se queda en un juego de niños al lado de los efectos perversos que sobre la libido tiene esta acelerada desnutrición.

Además, la pérdida de peso descontrolada, el desequilibrio nutricional, como la ausencia absoluta de proteínas de una conocida y cuestionada dieta, por ejemplo, conduce a la tristeza, la depresión, a una bajada de endorfinas y serotonina y a la pérdida no regulada de estrógenos y testosterona, las hormonas que inciden en la sexualidad.

La demonización de la grasa y su erradicación de algunas de estas dietas extremas, debemos tenerlo en cuenta asimismo, conduce a descensos radicales de los niveles de testosterona. Los hombres necesitan «grasa buena» para practicar el sexo.

Además de estas advertencias, el experto en nutrición y autor de «Tú eres tu medicina», Ata Pouramini, identifica algunas actitudes a la hora de comer como negativas para mantener una vida de pareja sana y activa.

El sobrepeso está asociado a un menor periodicidad a la hora de hacer el amor, por la falta de agilidad, por el sueño que nos provocan las grandes digestiones y por los complejos físicos que conlleva. Una imagen distorsionada de nosotros mismos nos retrae frente a la desnudez y la mirada del otro.

Comer mucho antes de practicar el sexo nos lleva «hincharnos» y aumentar nuestro nivel de gas en el cuerpo. A cierta edad, los inconvenientes físicos y mentales cohíben y superan a cualquier deseo o atracción sexual.

Y, por supuesto, Pouramini desaconseja: el azúcar y la menta, por ser inhibidores de la testosterona, también los alimentos enlatados (por su alto contenido en potasio) y los de alto índice proteico, la carne roja, entre otros.

En esta línea, el autor recomienda: un consumo moderado de carbohidratos, el chocolate como elevador de la serotonina, las ostras, sí, por ser ricas en zinc, al igual que otros mariscos. Y, finalmente, el aguacate, que fomenta la producción de estrógenos.

Y, por supuesto, comer, si es posible, siempre en buena compañía.

La edad no reduce la testosterona en el hombre, sino la obesidad y la depresión

mayo 6, 2013

DERF Agencia Federal de Noticias de Argentina

La edad apenas supone una disminución de testosterona del 1%, según un estudio de la Universidad de Adelaida

derf.com.ar_541030_352013_58Las causas reales serían otros, como estar obeso o deprimido.
También influye haber dejado de fumar, aunque el beneficio de dejar ese hábito compensa la posible caída de testosterona.

Que los niveles de testosterona bajen en los hombres cuando entran en la tercera edad se ha considerado un hecho cierto. Causa y efecto. Pero la ciencia acaba de señalar que no, que el envejecimiento en el hombre no es sinónimo de un bajo nivel de testosterona.

Esta pérdida no debe asumirse como parte inevitable del envejecimiento.

Un estudio de la Universidad de Adelaida (Australia) señala que las causas de ese descenso no son los años sino el resultado de haber dejado de fumado, mantenerse obeso y estar deprimido.

En la investigación se analizó dos veces, con cinco años de diferencia, los niveles de testosterona de más de 1.382 hombres sanos, de entre 35 a 80 años (la edad media era de 54 años).

Los profesores de Adelaida, con el doctor Gary Wittert a la cabeza, vieron que en realidad los niveles de testosterona no se reducían a lo largo de esos cinco años. De hecho la disminución fue de menos de 1%.

El resultado fue distinto cuando entraron a analizar subgrupos del total de los casi 1.400 hombres. Así vieron que eran otros factores los que sí estaban relacionados con una caída de los niveles de testosterona.

Pese a que dejar de fumar puede reducir la testosterona, su beneficio es enorme.

Concretamente, el estudio determinó que eran los hombres obesos, los que habían dejado de fumar o los que estaban deprimidos, quienes presentaban mayor disminución de testosterona

Por si acaso, Wittert lo aclara: “Pese a que dejar de fumar puede ser causa de una disminución de la testosterona, el beneficio de dejar de fumar es enorme”.

La conclusión fundamental del trabajo de la Universidad de Adelaida es que una pérdida en los de testosterona no debe asumirse como parte inevitable del proceso de envejecimiento.

Tipos de actividad física y gasto calorico

octubre 31, 2012

Hilario, preparador físico

Consideraciones teóricas

A la hora de determinar por qué engordamos o adelgazamos, hemos de ir forzosamente a ver cuántas calorías ingerimos al día. Estas vienen dadas por la cantidad y calidad de los alimentos. Debemos establecer una relación entre lo que comemos y lo que gastamos para llegar al equilibrio.

Hemos de tener en cuenta que cada persona es diferente porque no gastamos todos las mismas calorías, esto depende de la actividad de cada uno y también de su organismo, muchas veces nos hemos preguntado por qué de dos personas que comen y trabajan de forma similar una engorda y la otra no, esto es debido al metabolismo basal, que consiste en la energía que consume cada persona para realizar sus funciones internas. Lo que nos encontramos habitualmente, es que el gasto calórico de alguien que tiene una actividad física fuerte es mucho mayor que el de una persona que trabaja sentado toda su jornada laboral, aunque realicen las mismas horas de trabajo.

Es importante conocer nuestro gasto calórico para comer conscientemente y sólo lo que necesita nuestro cuerpo, si ingerimos más calorías de las que necesitamos por nuestra constitución y desgaste físico, engordaremos. Si lo que queremos es perder peso, tendremos que disminuir el aporte de kilocalorías de nuestra dieta o aumentar la actividad física.

Factores que influyen en las diferencias entre personas

  • Influencias educacionales
  • Ejercicio físico
  • Fácil disponibilidad de abundante comida
  • Factores psicológicos que acompañan el hábito dietético (disminuir la tensión comiendo)
  • Factores genéticos
  • Sobrealimentación infantil

Hemos dicho que dependiendo de la actividad física que realicemos gastaremos más o menos energía. Existen tablas a través de las que podemos calcular el gasto energético dependiendo de nuestro peso la duración de la actividad que realicemos. Todos estos cálculos son aproximados y dependen de los factores diferenciales entre las personas que hemos citado anteriormente.

En el cálculo del gasto calórico utilizaremos la siguiente fórmula:

Cal aprox. quemadas = Actividad física x (Peso en Kg x 2,2) X Minutos de práctica

A pesar de estas fórmulas, para calcular el gasto calórico, también tenemos que tener en cuenta las condiciones físicas de cada persona, su edad y el sexo. Lo que quiere decir que una persona sin variar de peso, puede variar su gasto calórico dependiendo de las condiciones en que se encuentre. Hay situaciones en las que aún manteniendo el mismo peso, tenemos un metabolismo basal mayor, por ejemplo:

  • Edad: el gasto calórico es inversamente proporcional a la edad, es decir, cuanta más edad se tiene, menos gasto requiere el organismo.
  • Sexo: si hacemos la distinción entre sexos, la mujer tiene un gasto menor que el hombre.
  • Talla: la altura también influye, las personas más altas tienen un gasto más pequeño que las más bajas.
  • Situaciones especiales: en el caso de embarazo y periodo de lactancia en la mujer, situaciones de estrés, enfermedades o fiebre, el metabolismo basal aumenta.
  • Deporte: las personas que hacen deporte, tienen más masa muscular, y en consecuencia, se incrementa su gasto calórico.
  • Temperatura: incluso puede influir la temperatura ambiental, en el caso de ambientes cálidos puede bajar el metabolismo basal hasta un 10 %.

El siguiente cuadro muestra las calorías quemadas en media hora según la actividad física que realicemos. 

Actividad física Calorías quemadas en 30´
Aeróbic 0´0178
Baloncesto 0´0258
Bádminton 0´0125
Bolos 0´0108
Paseo rápido 0´0150
Bicicleta 0´0159
Bailar 0´0130
Conducir 0´0050
Pescar 0´0114
Hacer jardinería 0´0164
Jugar a golf 0´0108
Hockey 0´0249
Montar caballo 0´0255
Patinar sobre hielo 0´0314
Judo 0´0363
Montañerismo 0´0270
Remar 0´0378
Patinar sobre ruedas 0´0315
Correr 0´0325
Sentarse a la mesa de trabajo 0´0050
Esquiar 0´0252
Ir por las escaleras hacia abajo 0´0210
Ir por las escaleras hacia arriba 0´0356
Nadar 0´0250
Tenis 0´0261
Voleibol 0´093
Ver la tele 0´0050
Andar sin prisas (1.5-3 km/h) 0´0075
Andar sin prisas (4.8 km/h) 0´0120
Andar más rápido (6 km/h) 0´0180
Andar muy rápido (7.5 km/h) 0´0240

Supongamos que usted pesa 80 kilos y practica judo durante 45 minutos. ¿Cuántas calorías quemaría?

Cal aprox. quemadas = Actividad física x (Peso en Kg x 2,2) X Minutos de práctica

 Cal aprox. quemadas = 0,0363 x (85 x 2,2) X 45 = 305.46 cal