ESTUDIO METABÓLICO GRATUITO (del 22 al 29 de septiembre)

– En España dos de cada tres hombres tienen sobrepeso y una de cada seis personas es obesa. Fuente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)

– Más de dos millones españoles padecen obesidad severa, de ellos, menos del 1 por ciento, alrededor de 4.000 personas, se han sometidos a cirugía de la obesidad o bariátrica. Fuente: Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO)

– La obesidad está relacionada con seis de cada diez muertes debidas a enfermedades no contagiosas y, de media, reduce en diez años la vida de quienes la padecen. Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Del 22 al 29 de septiembre el Instituto Médico Europeo de la Obesidad realizará un estudio antropométrico por electroimpedancia TANITA a todos los interesados que acuden a la clínica. Es un análisis que mide el porcentaje de agua, grasa y masa muscular de la persona, su peso, IMC, retención de líquidos, grasa visceral, distribución corporal y metabolismo basal. Los interesados en realizarse este estudio podrán reservar su consulta llamando al 91 745 17 96 hasta el próximo jueves.

“Muchas veces, siguiendo la corriente mediática y el culto al “cuerpo diez”, nos olvidamos que la obesidad tan indeseada es una enfermedad metabólica que radica en la salud y no es sólo cuestión de estética”, señala Rubén Bravo, jefe del área de nutrición de IMEO. Igual que mantenemos el sano hábito de visitar el médico de forma periódica, deberíamos consultar asiduamente el endocrino, sobre todo cuando se trata de un considerable exceso de peso, recomienda el especialista. Una consulta a tiempo nos dará más margen de actuar y tratar el problema, antes de que el sobrepeso se haya convertido en obesidad.

Por una parte, el análisis antropométrico por electroimpedancia nos permite, en pocos minutos, estimar la distribución de la grasa corporal del paciente y nos da en cifras la cantidad de masa grasa, masa magra y líquido corporal del paciente. En función de estos resultados, recomendamos un u otro tipo de tratamiento. El objetivo básico de todo programa de pérdida de peso es la reducción de la masa grasa, minimizando en lo posible la pérdida de masa magra que no debe exceder el 25% del peso total perdido en una semana. Esto explica porque fracasan las dietas “milagro” que se caracterizan con una rápida pérdida de peso y un inminente efecto rebote.

Por otra parte, el análisis de la distribución de la grasa corporal resulta de vital importancia para el paciente, ya que detecta de forma inequívoca la presencia de obesidad androide, con acúmulo de grasa en el tronco, que se asocia a mayor riesgo vascular y desarrollo de síndrome metabólico y diabetes. La obesidad mórbida afecta cada vez más a personas jóvenes en edad reproductiva, recortando la expectativa de vida entre 10 y 15 años. “En los pacientes con IMC superior a 40, por ejemplo, existe entre 6 y 12 veces más riesgo de mortalidad que se asocia con enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes tipo II, cáncer de Colón o artritis”, afirma Rubén Bravo, especialista en nutrición de IMEO.

Tratamiento de Balón y Banda Gástricos

Para los casos de obesidad avanzada hoy en día existen tratamientos muy eficaces, como son el Balón y la Banda gástricos. Con el fin de mejorar el resultado final, en IMEO hemos ampliado la duración del tratamiento de Balón Intragástrico hasta 3 años, añadiendo consultas trimestrales con el endocrino en la última fase para asegurarnos que el paciente no recuperará el peso perdido. El Balón Intragástrico que utilizamos en IMEO está diseñado para permanecer en el estómago 12 meses y permite al paciente perder hasta 30 kilos. Se trata de un globo medio inflado, implantado mediante una laparoscopia, sin cirugía, que reduce la sensación de apetito, gracias al volumen que ocupa. Otro beneficio de este sistema de adelgazamiento es que enlentece el vaciado gástrico, manteniendo más estables los niveles de insulina y glucosa en la sangre.

La Banda gástrica está pensada para pacientes con obesidad mórbida que necesitan perder más de 35 kilos de su peso corporal. Se trata de un anillo fabricado en titanio y envuelto en un colchón de silicona, no tóxico. Se coloca mediante laparoscopia en la entrada del estómago con el fin de reducir la cantidad de las ingestas y regular el apetito.

Un 10% de los niños bercianos padecen obesidad y la cifra se duplica en 5 años

Talleres de cocina en El Rosal para enseñar a los pequeños a preparar un buen desayuno

Sheila Brey / La Crónica de León
En el Bierzo, la tasa de obesidad infantil llega al 10%, cifra que se ha doblado en los últimos cinco años, según los datos que maneja el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). En la mayoría de los casos, el exceso de peso se debe a los malos hábitos alimenticios, entre ellos la falta de un desayuno adecuado.
Precisamente, con el objetivo de hacer frente a esta tendencia, el centr comercial. El Rosal de Ponferrada acoge, desde ayer y hasta el próximo sábado, un ciclo de talleres de cocina para niños en el que se enseña a los más pequeños a preparar un desayuno completo y equilibrado.
Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto ‘La fórmula del Desayuno 3s, que pretende corregir los hábitos alimenticios de los más pequeños y concienciar a sus familias de la importancia de tomar un desayuno saludable, sostenible y social.
El naturópata experto en nutrición del IMEO, Rubén Bravo, reconoció ayer que un buen desayuno debe ser equilibrado y personalizado en cuanto a la edad, peso y actividad física del niño.
Los alumnos del colegio Las Alamedas de Dehesas fueron los encargados de inaugurar esta iniciativa que pone especial atención en la elaboración del desayuno, la comida más importante del día y que debería suponer el 35% de la ingesta calórica diaria. Frutas, lácteos, cereales y fiambre componen el menú ideal de un desayuno que, para los más pequeños debe ir acompañado de un tentempié de media mañana.
Los talleres están abiertos a la participación de todos los niños en horario de tarde, de 17:30 a 20:30, y el sábado también en horario de mañana de 11 a 14 horas.
Asimismo, el centro comercial también pone en marcha una página web (www.laformuladeldesayuno3s.com) en la que se ofrecen las claves para una dieta sana.
La subdirectora de El Rosal, Ana Serrano, apuntó que la web además, de una información detallada sobre los pilares del desayuno, la pirámide de los alimentos, incluye una encuesta que tiene como último fin evaluar los hábitos de las familias españolas.

El Rosal presenta el “Desayuno 3S”, la fórmula perfecta para el desarrollo físico, intelectual y social de los niños

  • Los niños que toman un desayuno saludable sacan mejores notas, tienen una actitud más positiva y una mejor forma física, según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). 
  • La tasa  de obesidad infantil en Castilla y León llega al 10 por ciento, cifra que se ha doblado en los últimos cinco años.  
  • El Rosal acoge hasta el próximo sábado talleres para que los niños aprendan a cocinar el ‘Desayuno 3S’(Sostenible, Saludable y Social)

El centro comercial El Rosal acogerá hasta el próximo sábado un ciclo de talleres de cocina para niños, con el objetivo de  concienciarles sobre la importancia de la primera comida del día y enseñarles a preparar un desayuno completo y equilibrado. Esta iniciativa se encuadra dentro del proyecto La fórmula del Desayuno 3S, desarrollado por el Rosal y avalado por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) que pretende dar las claves de una alimentación Sostenible, Saludable y Social.

En Castilla y Leon, la tasa  de obesidad infantil llega al 10 por ciento, cifra que se ha doblado en los últimos cinco años. Cerca de un millón de castellanos leoneses padecen sobrepeso y de todos ellos, al menos 200.000 son menores de 18 años. IMEO atribuye que en la mayoría de estos casos, el exceso de peso se debe a los malos hábitos alimenticios en lo que destaca la falta de un desayuno adecuado

Con el objetivo de hacer frente a esta tendencia, El Rosal presenta la Fórmula Desayuno 3s que pretende corregir los hábitos alimenticios de los más pequeños y concienciar a las familias leonesas sobre la importancia de tomar un desayuno saludable, sostenible y social.

Rubén Bravo, naturópata experto en nutrición de IMEO, indica que un buen desayuno debe ser equilibrado y personalizado en cuanto a la edad, peso y actividad física del niño. Además, “no pueden faltar” los lácteos, los cereales, la fruta o el zumo natural y una proteína, bien sea el jamón u otro tipo de fiambre. “El aporte energético de esta primera comida debería cubrir entre el 30 y el 35 por ciento de las necesidades nutritivas del escolar“, afirma el doctor Bravo.

En este sentido,  señala que los niños que toman un desayuno completo sacan notas más altas, tienen más energía, desarrollan una actitud más positiva, se enferman menos y, de cara a la adolescencia, reduce ese estado de ansiedad que provoca el no desayunar y que puede tornarse en agresividad cuando van creciendo.

A pesar de estos datos y de la importancia de un buen desayuno, lo cierto es que en España “solo un 7,5 por ciento de los niños desayunan de forma equilibrada y otro 8 por ciento acuden al colegio sin haber desayunado”, apunta Bravo de forma preocupante. 

Una web educativa dedicada al ‘Desayuno 3S’.

La fórmula del Desayuno 3S cuenta con un microsite ‘www.laformuladeldesayuno3s.com’ creado para guiar y apoyar a las familias a que enseñen a los más pequeños a disfrutar de un desayuno saludable, sostenible y social.

En esta nueva web, además de una información detallada sobre los pilares del desayuno, la pirámide de los alimentos y el aporte calórico recomendado, se ha incorporado una encuesta que se propone evaluar los hábitos de las familias españolas. Al contestar las cinco preguntas sobre el tipo de desayuno que realizan, los usuarios recibirán una breve guía con consejos que les ayudará a llevar desarrollar prácticas más saludables.

Las personas con sobrepeso y obesidad ganan más kilos en verano por su falta de voluntad

13.09.11 |  Europa Press, Telecinco

PARA MUCHOS, LAS VACACIONES SON “SAGRADAS”Un estudio del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) ha revelado que en verano la mayoría de personas obesas y con sobrepeso suelen dar prioridad a las vacaciones por delante de la dieta y ganan más kilos en estos meses.

Un estudio del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) ha revelado que en verano la mayoría de personas obesas y con sobrepeso suelen dar prioridad a las vacaciones por delante de la dieta y ganan más kilos en estos meses.

En el estudio han participado 90 personas que están en fase de tratamiento en dicho centro. De este modo, un 56 por ciento de los entrevistados, de entre 20 y 45 años de edad y con un sobrepeso inferior a los 25 kilos, afirma haber ganado entre uno y tres kilos durante el verano; mientras un 17 por ciento confiesa que se ha pasado de la ralla durante el verano cogiendo más de 3 kilos.

“Llama la atención en estos casos que los pacientes que ya tienen un alto índice de obesidad tienden a engordar más en el verano”, señala Rubén Bravo, jefe del área de Nutrición de IMEO.

Esto se debe, según la mitad de los encuestados, a la falta de voluntad mientras un 37 por ciento se justifica con su entorno familiar, que “les impide hacer dieta cuando reina el espíritu vacacional”.

Además, la mitad reconoce que el mejor momento para ponerse a dieta es el período posvacacional, ya “las vacaciones son sagradas y es cuando se permiten comer de todo, sin abusar”, según responden un 47 por ciento de los entrevistados.

Un 37 por ciento de los encuestados señala que es mejor empezar con la dieta dos o tres meses antes del verano y un 16 por ciento indica que no realiza dieta durante sus vacaciones, porque “es cuando más disfrutan con la comida y no cuentan calorías”.

En cuanto la alimentación, un 43 por ciento de los encuestados contesta que no hace diferencia en el verano y sigue con el mismo plan que el resto del año, mientras otro 43 por ciento señala que simplemente evitan ciertos alimentos que engordan.

Sólo un 14 por ciento, en su mayoría hombres entre 20 y 45 años, afirma haber hecho una dieta restrictiva, restringiendo mucho la ingesta de alimentos y comiendo modestas cantidades de fruta y verdura.

El estudio muestra también que el 60 por ciento de los entrevistados confiesa que no son muy aficionados al deporte y, como mucho, hacen paseos en familia al aire libre.

Además, un 23 por ciento señala que aprovecha el período estival para hacer natación, bicicleta, senderismo, juegos en equipo o ir de discotecas. Sólo un 17 por ciento, en su mayoría hombres, entre 20 y 45 años, persiste en el gimnasio, realizando pesas, ‘footing’, y actividades dirigidas en la época de más calor.

Una de cada dos personas culpa a la falta de voluntad por los kilos ganados en verano

Un estudio realizado por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad revela que los pacientes que ya tienen un alto índice de sobrepeso u obesidad tienden a engordar más en el verano

• La mayoría de las personas entrevistadas entre 20 y 45 años de edad con un sobrepeso inferior a los 25 kilos han ganado entre 1 y 3 kilos durante el verano.
• Los hombres entre 20 y 45 años de edad se cuidan más, persisten en el gimnasio en la época estival y acuden al endocrino antes de llegar a los diez kilos de más.
• Las representantes del sexo femenino en edad reproductiva acuden a un nutricionista cuando la situación ya se les haya escapado de las manos y han alcanzado los veinte kilos de más. 

Una vez pasadas las vacaciones y tras la vuelta a la rutina, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) hace públicos los resultados de un curioso estudio que indaga sobre los hábitos alimenticios, dietéticos y deportivos de sus pacientes con el fin de averiguar cómo les ha sentado el verano. A la encuesta elaborada con este fin, contestaron un total de 90 personas con sobrepeso y obesidad, procedentes de Madrid, que actualmente se encuentran en fase de tratamiento. 54 de ellos son mujeres y 36 hombres. El 77% de los entrevistados tiene entre 20 y 45 años (grupo A), un 20% es mayor de 45 años (grupo B) y sólo un 3% resulta tener menos de 20 años (grupo C).

Del primer grupo (A), entre 20 y 45 años de edad, 30 son hombres y 39 mujeres. El 50% de los hombres está cerca de su peso ideal sin superar los diez kilos de más, un 30% tiene entre 15 y 25 kilos de sobrepeso y apenas un 20% padece obesidad, con más de 30 kilos por encima de la talla ideal. Respecto las mujeres, el 54% tiene entre 15 y 25 kilos de más, un 38% está muy cerca de su peso ideal o con una diferencia que no supera los diez kilos de más y un 8% padece obesidad.

Del segundo grupo (B), mayores de 45 años de edad, 12 personas son mujeres y 6 hombres, dos terceras partes no llega a los 10 kilos de más, mientras un 33% tiene entre 15 y 25 kilos de sobrepeso.

Del tercer grupo (C), formado por tres personas menores de 20 años de edad, todos los representantes son del sexo femenino con un sobrepeso entre 15 y 25 kilos.

ENTRE 1 Y 3 KILOS DE MÁS DURANTE EL VERANO

Un 56% de las personas entrevistadas, entre 20 y 45 años de edad y con un sobrepeso inferior a los 25 kilos, afirma haber ganado entre 1 y 3 kilos durante el verano, mientras un 27% presume mantener su peso actual. Sólo un 17% confiesa que se ha pasado de la ralla durante el verano, cogiendo más de 3 kilos. “Nos llama la atención en estos casos que los pacientes que ya tienen un alto índice de obesidad tienden a engordar más en el verano”, señala Rubén Bravo, jefe del área de nutrición de IMEO.

LAS VACACIONES SON SAGRADAS, LA DIETA PARA DESPUÉS

Otro dato que revela el estudio es que la gran mayoría considera mejor momento para ponerse a dieta el período posvacacional, porque “las vacaciones son sagradas y es cuando se permiten comer de todo, sin abusar”, a esto responden un 47% de los entrevistados. Un 37% de la gente señala que es mejor empezar con la dieta dos o tres meses antes del verano y un 16% indica que no realiza dieta durante sus vacaciones, porque “es cuando más disfrutan con la comida y no cuentan calorías”.

En cuanto la alimentación, un 43% de los encuestados contesta que no hace diferencia en el verano y sigue con el mismo plan que el resto del año, mientras otro 43% señala que simplemente evitan ciertos alimentos que engordan. Sólo un 14%, en su mayoría hombres entre 20 y 45 años, afirma haber hecho una dieta restrictiva tipo Dukan, hiperproteica, en base de batidos, restringiendo mucho la ingesta de alimentos y comiendo modestas cantidades de fruta y verdura.

MENOS GANAS DE DEPORTE EN VERANO Y FALTA DE VOLUNTAD PARA CUIDARSE

El 60% de los entrevistados confiesan que no son muy aficionados al deporte y como mucho hacen paseos en familia al aire libre. Un 23% señala que aprovecha el período estival para hacer natación, bicicleta, senderismo, juegos en equipo o ir de discotecas. Sólo un 17%, en su mayoría hombres, entre 20 y 45 años, persiste en el gimnasio, realizando pesas, footing, y actividades dirigidas en la época de más calor.

El 37%, en su mayoría entre 20 y 45 años de edad, indica que practica actividad física como mínimo una hora al día, tres veces a la semana, mientras un 60% niega practicar deporte de forma regular, sino de forma esporádica.

El 50% de las personas culpa la falta de voluntad por los kilos acumulados durante el verano, mientras un 37% se justifica con su entorno familiar que les impide hacer dieta cuando reina el espíritu vacacional. Un 7% atribuye la culpa de los kilos ganados en verano al calor que “les quita las ganas de practicar deporte”. Sólo un 17% afirma no tener sentimiento de culpa, porque se cuida independientemente de la época.

Un 73% de los encuestados niega tomar algún tipo de suplemento para perder peso y sólo un 27% admite que haya acudido a quemadores de grasa adquiridos por Internet o productos comerciales, como la L-Carnitina, el Allí o el té verde.

Tras el verano: dieta mediterrána y pesarse rutinariamente

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS)

Tras los excesos alimenticios cometidos durante el verano, época propicia para el disfrute de la comida y también, por lo general, para la ingesta de alimentos con un alto contenido calórico, los expertos recomiendan seguir la dieta mediterránea y controlar el peso de manera rutinaria para prevenir su aumento.

   “En verano se tiende a consumir más carbohidratos y grasas por lo que, además del estrés que supone la vuelta al trabajo, las personas se suelen encontrar con unos kilos de más tras las vacaciones”, ha explicado a Europa Press el presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Javier Salvador.

   Según el experto, para volver a la rutina alimentaria tras los excesos del verano “es imprescindible llevar un orden en las comidas, no comer entre horas y buscar el equilibrio de los alimentos que se ingieren, por lo que es aconsejable seguir la dieta mediterránea” y considera que “pesarse a si mismo es una medida de higiene sanitaria útil para todas las personas, incluso para aquellas que no tienen problemas con el peso”.

CONSEJOS PARA RECUPERAR HÁBITOS ALIMENTARIOS SALUDABLES

   Algunos de los consejos a seguir para recuperar los hábitos alimentarios saludables son: ingerir alimentos que no tengan un alto poder calórico, incluir pocas grasas animales, consumir más carne roja que blanca, más pescado que carne y cocinar mejor a la plancha que con condimentos grasos. Además, Salvador recuerda que “hay que comer de todo” y afirma que “no hay alimentos malos, sino hábitos alimenticios inadecuados”.

   El doctor considera la dieta mediterránea como una de las mejores herramientas para reducir el peso que se ha ganado durante el verano ya que “se ha demostrado científicamente la eficacia de esta dieta para prevenir no sólo el exceso de peso sino también los factores de riesgo cardiovasculares, diabetes, hipertensión e incluso se ha visto un efecto anticáncer”.

   Salvador, endocrino en la Clínica Universidad de Navarra, añade que “todo esto ha de combinarse con actividad física cotidiana para que el balance calórico no sea positivo y no conlleve el acumulo de tejido adiposo excesivo y pueda derivar, por tanto, en obesidad”.

   De igual manera, “el estrés favorece la ansiedad y la ingesta excesiva de alimentos, por lo general, de alto contenido calórico, por lo que es importante descansar bien por la noche porque así se favorece que el perfil hormonal no propenda a tener más apetito y a ahorrar gasto energético durante el día”, aconseja.

EL DESAYUNO DE LOS NIÑOS

   Salvador hace especial hincapié en la dieta que deben seguir los niños durante el curso escolar y asegura que “el desayuno es lo más importante”. Según el experto, “desayunar poco se asocia epidemiológicamente con una mayor tasa de obesidad” y asegura que “una de las amenazas para los niños es comer a deshoras”.

   El médico también ha recordado que “la actividad física es igual de importante o más en los niños, por lo que tienen que tener tiempo para realizar ejercicio, si es al aire libre mucho mejor, a pesar de que se vive en una sociedad en la que los niños están presionados porque además del colegio tienen que hacer tareas de muy distintos tipos”.

DIETA Y RENDIMIENTO INTELECTUAL

   Según ha explicado el endocrino, “la obesidad es un problema que no sólo tiene connotaciones biológicas, favorece diabetes, riesgo cardiovascular, apnea del sueño, el cáncer, hipertensión, etcétera, sino que también provoca alteraciones en el estado de ánimo”.

   Existe una relación bilateral entre la obesidad y las patologías clínicas como los cuadros depresivos o la ansiedad, es decir, “las personas obesas tienden a desarrollar estas patologías que les pueden generar problemas en su entorno de trabajo, pero al tratarse de una enfermedad bilateral, las personas con patologías psiquiátricas propenden más a desarrollar obesidad”, detalla el doctor.

   Asimismo, “la propia estigmatización que se hace en la sociedad de las personas con obesidad puede tener un impacto notable en el rendimiento intelectual y en el rendimiento escolar de los niños”, concluye el experto.