La comida sana, una obsesión

LA ORTOREXIA, UN TRASTORNO DE CONDUCTA QUE PUEDE RESULTAR PELIGROSO PARA LA SALUD FíSICA Y MENTAL, CUANDO LA NECESIDAD DE COMER SANO SE CONVIERTE EN UNA AUTÉNTICA OBSESIÓN

La Opinión de Bolivia

El culto al cuerpo que vive nuestra sociedad ha ido transformando los hábitos alimenticios de miles de personas, llegando incluso a desarrollar enfermedades tan graves como la anorexia y la bulimia, cuyo fin consiste en comer lo menos posible para conseguir un cuerpo esbelto.

En los últimos años esta obsesión ha derivado en un nuevo trastorno que se ha denominado ortorexia, palabra que proviene del griego orthos (justo, recto) y exía (apetencia), por lo que podría definirse como apetito justo o correcto.

Se trata, por tanto, de una preocupación extrema por la salud, que puede convertirse en un serio trastorno que afecta tanto a la salud física como mental de los pacientes. Tal y como explica el nutricionista y naturópata del Instituto Médico de la Obesidad (IMEO), Rubén Bravo, la ortorexia es un “tipo de trastorno obsesivo”, que lleva al extremo la idea de alimentación sana y que consiste en “un control exhaustivo y cada vez más estricto de los componentes de los alimentos”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la ortorexia afecta, hoy en día, al 28 por ciento de la población de los países occidentales y, según Bravo, su prevalencia “podría ir en aumento” en los próximos años, ya que la sociedad actual “tiende a los extremos” y las personas o se cuidan en exceso o no se cuidan “nada y tienden a la autodestrucción con la comida como ocurre con la obesidad”.

Las personas que sufren ortorexia acaban por centrarse casi exclusivamente en lo que comen; la comida es el centro de sus pensamientos y de su vida. Generalmente rechazan la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y los que contienen sustancias artificiales.

El cuidado llega al extremo de cuidar los recipientes en que los cocinan, por lo que terminan haciendo de la comida todo un ritual.

Cuidados extremos y hasta exagerados

Las víctimas de esta tendencia no comen fuera de casa, ni con los amigos, por temor a que contaminen su comida con algún producto no apto para su consumo y, en el extremo, son capaces de quedarse sin comer si no están seguros de lo que van a ingerir, su obsesión por comer sano va más allá y se preocupan incluso por la forma de preparación de sus alimentos.

El nutricionista Dukan pierde un juicio por difamación

Con cerca de 1.500 millones de adultos con sobrepeso en el mundo, las dietas constituyen un verdadero filón para los médicos nutricionistas. Uno de los más conocidos en Francia, Pierre Dukan, acaba de perder un juicio por difamación contra su rival en ese campo, Jean-Michel Cohen.

El Tribunal Correccional de París ha condenado a Dukan a pagar 3.000 euros por “proceso abusivo” tanto a Cohen como a la revista que se hizo eco de las críticas.

“El doctor Cohen fue uno de los primeros en señalar los peligros de la dieta Dukan, posteriormente confirmados por diferentes estudios, así que es legítimo que haya ganado este juicio. Lo principal es la seguridad de los pacientes y no la susceptibilidad de los médicos” afirma el abogado de Cohen.

Cohen afirmó en 2010 que la dieta Dukan, una de las más seguidas en todo el mundo, constituye una alteración alimenticia que conlleva graves problemas de salud en algunos pacientes.

Fuente: Euronews

Rubén Bravo en Radio Extremadura

Si tu objetivo es adelgazar y disfrutar del verano sin poner en peligro la salud, toma nota de algunos consejos que te da Rubén Bravo, nutricionista y naturópta del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). Escucha la Esquina Viva de Canal Extremadura. Ten en cuenta que los efectos beneficiosos de algunos productos milagros, entre ellos los quemadores de grasa o los cosméticos con fines adelgazantes, no siempre dan el efecto deseado.

El 62% de los españoles tienen problemas de obesidad

La mala dieta y hábitos son entre las causas del aumento del riesgo cardiovascular ente los españoles

Según los resultados del «Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España» (ENRICA), presentado ayer en Madrid, la obesidad es un problema de salud muy frecuente en nuestro país. El 62% de la población está gorda; en concreto, el 39% tiene sobrepeso, es decir, un índice de masa corporal (IMC) entre 25-29,9; y el 23% es obesa, con un IMC superior a 30. La tasa de obesidad es mayor en hombres que en mujeres (excepto en las de 65 años y más), y aumenta con la edad. Cuando se considera específicamente la cintura, la frecuencia de la gordura abdominal (más de 102 cm en hombres y más de 88 cm en mujeres) es del 32% en los varones y del 40% en las señoras. Pasan de un tercio los hombres con obesidad que declaran haber recibido consejo sanitario para perder peso, pero se han quedado ahí y no lo han seguido.

Lo anterior es consecuencia en parte de que los españoles son muy sedentarios: dedican 14 horas semanales a ver la televisión y otras 15 horas adicionales a la butaca o al sofá en actividades como leer o, más asiduamente, dormitar.

Y las malas noticias siguen. Uno de cada dos adultos es «hipercolesterolémico». El 50% lo sabe y el 42% está tratado con fármacos para reducir el colesterol. El ENRICA subraya: «Con independencia de que la indicación de tratamiento debe establecerse habitualmente según el riesgo cardiovascular total de la persona, y no por su cifra de colesterol, el porcentaje de sujetos tratados que controlan el colesterol es bajo».

El Reino Unido tiene la tasa de obesidad mayor de Europa, con el 24,5% de adultos considerados pasados de peso, según un estudio publicado en diciembre por la Comisión Europea y la OCDE. La media europea se sitúa en el 14%.

Fuente: ABC

El desayuno en familia es sobretodo un acto social

La alimentación de las personas tiene una importante dimensión social. Los hábitos alimentarios de un niño se determinan desde una edad muy temprana y factores como la cultura, la religión, el poder adquisitivo de la familia, el clima, los mitos o tabúes imperantes, los acontecimientos populares o la moda. No hay que olvidar que el desayuno es un momento importante en la dinámica familiar y da lugar a diálogo, encuentro y comunicación que forman parte de la personalidad del menor. Las prisas por llegar a la escuela y la somnolencia de los primeros momentos de la mañana, en ocasiones impiden realizar la primera comida del día correctamente, lo que puede provocar una disminución de la atención y del rendimiento en las primeras horas de clase. La familia debe tratar de organizar su tiempo para que el escolar pueda disfrutar de un buen desayuno.

Cocinar juntos es un buen hábito. Los niños que cocinan con sus padres o sus hermanos valoran los ingredientes y los productos que comen, aprenden a degustarlos, a olerlos y a conocer su textura y a la vez a estimular el gusto desde pequeños.

Es imprescindible predicar con el ejemplo. Los niños son esponjas y continuamente observan y aprenden las conductas de sus padres, por lo que es importante realizar los desayunos con ellos, y también de forma equilibrada.

Desayunar en familia comporta varios beneficios:

Fomenta los buenos modales del niño: los niños aprenden por imitación, por lo que si ven a sus padres utilizar los cubiertos, sentarse bien en la mesa y lavarse las manos antes de comer y después los dientes, los niños también lo harán.
Ayuda a crear vínculos familiares: el tiempo compartido en el desayuno es en muchas ocasiones el único momento del día en el que las familias están juntas. Se refuerzan los sentimientos de unidad y pertenencia.

Escucha los consejos de Rubén Bravo, nutricionista y naturópata del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) respecto la parte social de un desayuno familiar.

Fuente: www.laformuladeldesayuno3s.com

¿Cuándo un desayuno es sostenible?

Cada vez cobra mayor importancia la sostenibilidad en el desarrollo de la agricultura y la ganadería mundial. Las familias y sobre todo los niños han de ser conscientes de la necesidad de contribuir a mejorar el planeta.

Los alimentos sostenibles son producidos a partir de métodos que respetan la tierra, a los trabajadores y a los propios alimentos, muchos de ellos poseen certificados que garantizan su calidad, como el Comercio Justo, alimentos con Denominación de Origen, el certificado de trato humanitario hacia los animales de granja, el de Océanos Sostenibles o el de envasados con recursos renovables.

Una de las cosas que pueden hacerse para fomentar una alimentación sostenible es el consumo de productos locales de estación, al hacerlo se evitan los daños ambientales que causa su transporte y conlleva tres ventajas principales:

Reducir la energía y emisiones de CO2 que se necesita para cultivar y transportar la los productos.
Evitar el coste extra que se paga por alimentos que son más escasos o vienen de diferentes partes del planeta.
Los productos de estación son más frescos y por tanto más nutritivos y suelen tener mejor sabor.

Escucha los consejos de Rubén Bravo, nutricionista y naturópata del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) respecto al desayuno sostenible.

Fuente: www.laformuladeldesayuno3s.com

¿En qué consiste un desayuno saludable?

El desayuno saludable es una de las bases de la buena salud del niño. Un desayuno completo está ligado a un mejor rendimiento físico y psíquico: la primera comida del día ayuda a los niños a pensar con rapidez, prestar atención y comunicarse en forma apropiada con el entorno. De hecho, un niño en edad escolar que va al colegio sin desayunar correctamente tiene dificultades de concentración y memoria y también puede sentirse cansado y nervioso.

La primera comida del día irrumpe un período de ayuno muy prolongado: Las horas de sueño. Durante el sueño, muchas funciones cerebrales “se duermen” necesitando del aporte energético que les proveerá el desayuno para reactivarse para el día. Los nutrientes básicos para cumplir con este objetivo son las vitaminas, hierro, zinc y el calcio entre otros minerales.

Lo recomendable es que incluya un lácteo, una fruta y un cereal, tratando de variar cada día para no aburrirnos e incluir en nuestro día distintos alimentos para disfrutar de todos los nutrientes.

El desayuno debe ser una comida equilibrada porque tiene múltiples beneficios para los niños: nos ayudará a conseguir fuerzas para poder afrontar la mañana en su totalidad (concentración en estudios y en el juego). El desayuno sano además ha de ser personalizado en cuanto a la edad del niño, su peso y la actividad física que ejerce a diario.

Los cinco beneficios principales de un desayuno saludable son:

1. Notas más altas. Los jóvenes que comen un buen desayuno están más alerta y listos para aprender. Tienden a ser mejores estudiantes y a obtener notas más altas en los exámenes.

2. Actitudes más positivas. Los niños que desayunan tienen actitudes más positivas y tienden a causar menos problemas en la clase.

3. Más energía. Al desayunar, reciben las calorías necesarias para mantenerse activos y jugar. También pueden tener calorías de reserva.

4. Una dieta mejor en general. Los que desayunan tienen los nutrientes, vitaminas y minerales que son necesarios y también se enferman menos. Los niños que no desayunan no recuperan los nutrientes que pierden durante el resto del día.

5. Un peso del cuerpo más sano. Los niños y adolescentes que desayunan tienen más tendencia a tener un peso saludable. Los que no desayunan tienden a engordar porque necesitan “picar” más entre horas.

Escucha los consejos de Rubém Bravo del Onstituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) respecto la parte saludable del desayuno.

Fuente: http://www.laformuladeldesayuno3s.com

Conócenos de cerca

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) se creó en el año 2001 como un centro médico especializado, como apoyo y solución a los que sufren de la enfermedad. En el programa Empresas con identidad, su Directora Ejecutiva, Carmen Arribas, explica la filosofía de esta entidad que no se ha visto afectada por la crisis.

– Llevo 30 años en el mundo de la sanidad; he dedicado los últimos 10 a personas afectadas por la obesidad y me siento cómplice en cada una de sus victorias. Saber escuchar y actuar de forma independiente es fundamental en la salud. Estar al frente del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, es un reto de continua mejora. No nos engañemos, una persona obesa NO piensa que contratando un Balón o Banda Gástricos compra un producto. Somos profesionales de la salud, no mercaderes y ofrecemos resultados.

En un mismo centro ofrecemos soluciones, desde la endocrinología, la fisioterapia, la sicología hasta la cirugía bariátrica. Nuestro trabajo exige mucha dedicación. Sabemos que el escalón más alto en la jerarquía lo ocupa el paciente. Su salud y seguridad es lo primero.

En el IMEO premiamos la confianza. Queremos que aquí la gente se siente como en casa, desde el momento que entra por la puerta. La crisis no nos afecta, porque la obesidad es una enfermedad con un alto índice de mortalidad. Pasamos a tener de 5 empleados en el año 2001 a 38 ahora. Estamos continuamente innovando y a la última.

Invertimos el 20% del beneficio en tecnología e innovación y un 10% en bien social. El objetivo no es facturar más, éste es el resultado. Si ofrecemos los mejores precios en el mercado, es porque detrás hay una labor importante de negociación.

La cirugía para adelgazar cura la diabetes en muchos pacientes

Por Kerry Grens
Público.es

A la mayoría de los obesos diabéticos se les curaría esa enfermedad por la que tienen problemas para regular el nivel de azúcar en sangre luego de la cirugía para adelgazar, sugiere una revisión de estudios.

Según publica la revista Archives of Surgery, un equipo asegura que ocho de 10 pacientes podrían dejar de tomar los remedios para la diabetes después de que se les realiza un bypass gástrico.

“La cirugía debería ser considerada la terapia de primera línea para la diabetes en los obesos”, dijo el doctor Jon Gould, director del Programa de Cirugía Bariátrica de la University of Wisconsin, quien no participó del estudio.

Los autores analizaron los datos de nueve estudios sobre diabéticos con dos cirugías para adelgazar, el bypass gástrico y la banda gástrica.

En el 2009 se les realizó una cirugía para adelgazar a más de 220.000 estadounidenses a un costo de 20.000 dólares por paciente, según la Sociedad Estadounidense para la Cirugía Metabólica y Bariátrica.

Ocho de los nueve estudios revisados incluyeron entre 23 y 177 pacientes, mientras que un estudio controló los resultados en 82.000 pacientes. Las investigaciones incluyeron un seguimiento de por lo menos 12 meses a partir de la cirugía.

El 83 por ciento de los diabéticos operados con bypass gástrico, la cirugía de elección en Estados Unidos, terminó el estudio sin tomar medicamentos para la diabetes (algunos los suspendieron a los pocos días de la cirugía), comparado con el 62 por ciento de los diabéticos operados con banda gástrica, si mantenían un buen control del azúcar en sangre.

El doctor Rick Meijer, del Instituto para la Investigación Cardiovascular de la Universidad Vrije en Amsterdam, Holanda, y autor principal del estudio, sostuvo que los resultados superaron lo que se puede lograr con los métodos tradicionales para tratar la diabetes.

“En la práctica, apenas una minoría de los pacientes con una voluntad de hierro pueden adelgazar lo suficiente como para curar la diabetes tipo 2. El resto de los pacientes necesitan terapias de uso diario”, dijo Meijer a Reuters Health.

Unos 18 millones de estadounidenses tienen diabetes diagnosticada y, según el autor, el 90 por ciento de los casos es por obesidad. Pero no todos los diabéticos obesos son candidatos para la cirugía bariátrica y se desconoce la duración del efecto de la cirugía sobre la diabetes.

Un estudio revisado había hallado que a los 10 años de la operación, un tercio de los diabéticos curados mantenía bien controlado el nivel de azúcar en sangre.

Para Gould, muchos diabéticos podrían beneficiarse con este enfoque, que está subutilizado, a menudo porque los seguros de salud no lo cubren.

Aun así, la cirugía puede causar complicaciones que no tienen los fármacos. Un estudio reciente, en el que se controlaron pacientes durante un mes después de la operación, halló complicaciones en el 7 por ciento de los casos.

La mayoría fueron infecciones menores en la herida, pero un 2 por ciento tuvo hemorragias, falla renal y otros problemas. Otros efectos adversos son las náuseas y la intolerancia alimentaria. Algunos pacientes engordan en el tiempo.

Gould comentó que el costo de la cirugía, comparado con los costos extendidos del tratamiento de la diabetes y otros efectos de la obesidad, se recupera en entre 18 meses y dos años.

“Es un costo inicial muy alto, pero si miramos en perspectiva, podemos curar la diabetes en lugar de manejar las complicaciones. Y, esto, nos permitiría ahorrar dinero en el largo plazo”, indicó a Reuters Health.

FUENTE: Archives of Surgery, junio del 2011

El tratamiento de fertilidad no es tan efectivo en mujeres obesas

Las mujeres con sobrepeso que adelgazan elevan la posibilidad de concebir naturalmente y reducen el riesgo de aborto u otras complicaciones

Las mujeres obesas bajo tratamiento de fertilización in vitro serían un 50 por ciento menos propensas que las de peso normal a tener un bebé, según un estudio realizado en Estados Unidos, por expertos del Brigham and Women’s Hospital donde se evaluaron a 1.700 mujeres.

Las obesas tendían a tener niveles de estrógeno más bajos y a producir menos óvulos para fertilizar normalmente, dos motivos por los que serían menos propensas a tener un bebé por el método in Vitro (FIV).

Se sabe que la obesidad altera la capacidad de concebir naturalmente. Los nuevos hallazgos, según los expertos, sugieren que “los óvulos de las mujeres obesas no se podrían fertilizar tan bien como los de las mujeres con peso normal”. Por esta razón, lo ideal sería que las mujeres traten de lograr un peso saludable antes de iniciar el tratamiento.

Para el estudio, publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, se revisaron los registros de 1.721 mujeres tratadas con una ronda de FIV. Todas utilizaron sus propios óvulos. El equipo halló que las mujeres obesas eran entre un tercio y un 50 por ciento menos propensas que las mujeres con peso normal a quedar embarazadas, aun tras considerar factores como la edad y la causa de la infertilidad (si era conocida).

De las 1.023 mujeres con peso normal y de unos 36 años de edad, 440 quedaron embarazadas con un solo intento y 348 (el 34 por ciento) tuvieron un bebé.

La posibilidad de quedar embarazadas y de tener un bebé fue un 50 por ciento más baja en el grupo con obesidad extrema e índice de masa corporal o IMC de 40 o superior.

Las mujeres con obesidad moderada tenían menos posibilidad de tener un bebé que aquellas con peso normal, aunque con una diferencia que no fue estadísticamente significativa.

Sin embargo, el estudio no demuestra si adelgazar aumentaría la posibilidad de que una mujer obesa quede embarazada y tenga un bebé por este método de fecundación asistida. Pero eso sí, “existen pruebas de estudios previos de que adelgazar eleva esa posibilidad sin tratamiento y reduce el riesgo de tener un aborto u otras complicaciones del embarazo”, según afirman los expertos. Lograr un peso saludable sería un buen consejo tanto para las mujeres obesas como con bajo peso.

Texto adaptado
Fuentes: El Público; Obstetrics & Gynecology, julio del 2011