Posts Tagged ‘estrógeno y progesterona’

Entre 5 y 10 Kg pueden aumentar su peso las mujeres en el período de transición a la menopausia

octubre 15, 2014

Más de un millón y medio de mujeres en España, en edad entre 45 y 50 años, pueden aumentar de una a dos tallas de ropa por no llevar una alimentación adecuada y hábitos de vida saludables

3 de cada 4 mujeres con riesgo de aumentar hasta 10 kilos en la perimenopausiaCon el motivo del Día Mundial de la Menopausia que se celebra este sábado, 18 de octubre, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) recuerda que es una edad ‘crucial’ para la mujer, en el plano biológico, donde aumenta el riesgo de sufrir alteraciones en la salud física, mental y emocional, pudiendo acarrear un aumentar de peso significativo. Actualmente, en España hay más de dos millones doscientas mil mujeres en edad entre 45 y 50 años. Según estima el Instituto, más de un millón y medio de ellas tienen riesgo de aumentar su peso corporal entre 5 y 10 kilos en el período de transición a la menopausia, que sería el equivalente de dos tallas de ropa. Un riesgo que se puede reducir considerablemente, realizando cambios oportunos en la alimentación y actividad física que permite mantener la masa muscular y la grasa en niveles adecuados.

Mientras los hombres comienzan a coger peso a partir de los 35 años, a un ritmo aproximado de medio kilo por año concentrada principalmente en la zona del abdomen, la mujer está ‘protegida’ por las hormonas femeninas durante su etapa reproductiva. Con la llegada de la perimenopausia, entre los 45 y 50 años, el cuerpo femenino entra en cierto declive y produce menos cantidad de estrógeno y progesterona. El déficit de estas hormonas incide de forma directa en la tendencia a acumular grasa y perder masa muscular, y se acentúa con la edad. Según algunos estudios, en tres de cada cuatro mujeres se produce un aumento del tamaño de la cintura durante la edad adulta. Cabe recordar que la grasa visceral acumulada en esta zona está relacionada directamente con el incremento del riesgo cardiovascular o algunos tipos de cáncer que se dan en la mujer, como el cáncer de mamá y útero entre otros, al igual que la diabetes tipo II, el hígado graso, hipercolesterolemia e hipertensión.

Según Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del IMEO, durante la menopausia varios factores propician este aumento de peso en la mujer. En primer lugar, nos encontramos con un desorden endocrino que favorece la pérdida de masa muscular, así como el aumento de los adipócitos grasos en número y tamaño, junto a una ralentización de la tasa metabólica y disminución del metabolismo basal, es decir, la cantidad de energía mínima que necesitamos para subsistir y la eficacia de nuestro cuerpo para utilizar la grasa almacenada como fuente de energía. En segundo lugar, estos desordenes trascienden al perfil emocional de la mujer, imponiendo una tendencia a la ansiedad y a la depresión que puede derivar en trastornos relacionados con la alimentación.

Los ejercicios aeróbicos acuáticos para los adultos mayores causan menos impacto sobre las articulaciones“A partir de los 45 la mujer empieza a perder fibra y tono muscular, que es una beta de oro imprescindible para mantenerla o mejorarla en cualquier edad, pues es la responsable del 70% de nuestro gasto calórico diario”, apunta Bravo. Por esta razón, recomienda acudir a un nutricionista especializado en menopausia, ya que se necesita una alimentación orientada a mantener esta masa muscular, que se sirva de las proteínas y grasas saludables y enfoque los hidratos de carbono en sus versiones completas e integrales, desechando las grasas perjudiciales para la salud.

Llevar un estilo de vida activo en esta edad nos ayudará a mantener un peso saludable y disminuirá el riesgo de enfermedades cardiovasculares o cáncer. La práctica de ejercicio físico repercute positivamente sobre nuestro estado de ánimo, mejora el funcionamiento mental y propicia tanto el sueño profundo, como la reparación celular. Los expertos de IMEO recomiendan una rutina semanal basada en 2 sesiones de 45 minutos de actividad física aeróbica moderada (bailar, montar en bicicleta, nadar, aqua aerobic) y 2 sesiones de 45 minutos de actividad de fortalecimiento muscular y flexibilidad (gimnasia de mantenimiento, pesas, abdominales, yoga, Pilates). La hidratación antes, durante y después del ejercicio es muy importante. Hay que beber el agua en pequeños sorbos y nunca a temperaturas extremas para evitar pérdidas de electrolitos y minerales.

Pautas nutricionales a partir de la perimenopausia

Lácteos, almendras, brocoli, salmón y aguacate - fuente principal de calcioDesde el departamento de nutrición del IMEO recomiendan seguir las siguientes pautas en esta etapa combinando dieta equilibrada con ejercicio físico:

– Incrementar la dosis de calcio a 1500mg al día. Equivaldría a 2 vasos de leche (500mg Ca), 1 yogur (175mg Ca), 200g de acelgas (225mg Ca), 1 sardina en aceite (125mg Ca) y 30g de queso manchego curado (250mg Ca). Lo ideal es tomar la leche desnatada, enriquecida con calcio y vitamina D.

– Moderar el consumo de frutas hasta 2 piezas al día. Las frutas de carne blanca, como pera o manzana, reducen el riesgo de enfermedad vascular cerebral que aumenta en la mujer con la menopausia, debido a la disminución del estrógeno. La naranja y las fresas son fuentes de bioflavonoides y ayudan a aliviar los síntomas como los sofocos.

– Tomar copos de avena integral o pan de centeno integral en el desayuno, y una o dos veces a la semana legumbres con verduras en las comida.

– Priorizar el consumo de las siguientes verduras y hortalizas: espinacas, brócoli, calabaza, coliflor, col, berenjenas, ajos y cebollas.

– Aumentar el consumo de grasas saludables (aceite de oliva, nueces) y disminuir el consumo de grasas menos recomendadas (embutidos, bollería o fritos).

– Comer dos veces a la semana pescado azul, tanto por sus proteínas de alto nivel biológico, como por su alto contenido en Omega 3.

– Tomar 4 raciones a la semana de carnes blancas como pescado, pechugas de pollo y/o pavo.

– Beber entre 1,5 y 2l de agua al día para lograr una buena hidratación y acompañar la cena con una copa de vino tinto, ya que disminuye el riesgo de depresión e influye positivamente en la salud mental.

– Ajustar los alimentos al ciclo circadiano y biorritmo, concentrando la mayor parte de la ingesta en el desayuno y la comida y disminuir el aporte calórico a partir de la tarde/noche.

Alimentos que conviene priorizar en el menú de la mujer a partir de los 45 años

  • Alimentos ricos en vitaminas del grupo B para mantener y conservar la memoria, como cereales integrales y legumbres.
  • Alimentos ricos en colina, responsable de la secreción de acetilcolina, que entre otras cosas se encarga de regular el sistema nervioso cerebral. Encontramos colina en las legumbres, los cereales integrales, las berenjenas, los ajos y las cebollas.
  • Alimentos ricos en calcio y vitamina D que ayudan a mantener la densidad ósea. En la edad de la menopausia se necesitan alrededor de 1500 mg de calcio al día, puesto que la pérdida de estrógenos de la menopausia dificulta la absorción de este mineral en los huesos. Ricos en calcio son los lácteos, las almendras y verduras como espinacas, brócoli o col.
  • Desde IMEO advierten que hay que tener cuidado con el consumo excesivo de soja –rica en isoflavonas y calcio–, ya que es contraindicada en mujeres con trastornos de la glándula tiroides, así como en cualquier proceso tumoral, ya que pueden contribuir a la proliferación celular anormal.

La diabetes durante el embarazo

octubre 1, 2012

El Occidental / Por  Jorge Alberto Pérez Gómez, especialista en Nutrición Clínica y Diabetología

Los casos de diabetes Tipo 1 y Tipo 2, se han incrementado de manera importante en los últimos años y en el caso de las embarazadas (Diabetes Gestacional), no es la excepción, algunas de ellas ya presentaban la enfermedad antes de embarazarse, en algún grado y no lo sabían, ya que en muchas de las ocasiones la enfermedad suele ser asintomática, de ahí la importancia de llevar un control Médico-Nutricional muy estrecho, antes y durante el embarazo, ya que son muchos los factores de riesgo que se han relacionado en la aparición de la enfermedad, más aún en los casos de las mujeres que previo a su embarazo ya estaban diagnosticadas con diabetes.

ALGUNOS FACTORES DE RIESGO:

Obesidad, diabetes previa, Mujeres después de los 35 años, afro americanas y latinas, diabetes gestacional previa, abortos de repetición, uso de algunos fármacos, sedentarismo, dislipidemias (colesterol y/o triglicéridos elevados).

¿Cuál es la diferencia entre la Diabetes Tipo 1, Tipo 2 y diabetes gestacional?

Aunque son muchas las diferencias entre una y otra de los tipos de diabetes, entre ellas destacan la edad de aparición, el tratamiento y las complicaciones agudas y crónicas

La diabetes Tipo 1 anteriormente llamada diabetes juvenil o diabetes insulino dependiente y a la diabetes Tipo 2 anteriormente llamada diabetes del adulto, sin embargo una de las razones de valor importante que se consideraron para cambiar la nomenclatura, fue que en las últimas dos décadas, hemos visto pacientes muy jóvenes comportándose con datos de diabetes del adulto y viceversa. En el caso de la diabetes gestacional, ha ocupado un apartado especial, ya que la aparición de la enfermedad en algunos casos obedece a cambios fisiológicos de competencia hormonal y que al término del embarazo se ha de suponer la desaparición de la enfermedad, sin embargo como les comenté anteriormente, algunas mujeres embarazadas con un pobre control Médico-Nutricional inadecuado, pueden permanecer con diabetes de por vida. En la primera mitad de la gravidez la tendencia a la hiperglucemia materna es compensada por un cierto aumento en la sensibilidad a la insulina del organismo, llevando a la acumulación de grasa. A partir de las 20 semanas, con niveles hormonales cada vez más altos, principalmente de la hormona lactógena de la placenta, estrógeno y progesterona, el organismo materno pasa a un estado de resistencia a la insulina relativa, lo que contribuye para el desarrollo de la diabetes, durante la gestación.

Otro dato verdaderamente alarmante es que anteriormente las mujeres que desarrollaban Diabetes Gestacional, la presentaban en la semana 24 de gestación y en los últimos 10 años la presentación se la enfermedad se ha presentado desde las primeras semanas del embarazo.

Una mujer que cursa con diabetes gestacional durante su embarazo, éste es considerado como un embarazo de alto riesgo donde se pone en peligro la vida de la madre, del feto o de ambos. Ahora bien, sepa usted que no es pequeña la cantidad de problemas que contribuyen con la mortalidad prenatal en gestaciones diabéticas, dentro de los cuales podemos citar macrosomía (bebés grandes y con peso mayor a 4 kilogramos), tocotraumatismos, hipoglucemia, hipocalcemia , ictericia, disturbios respiratorios, malformaciones congénitas, policitemia con hiperviscosidad sanguínea, hipertrofia cardíaca, hipomagnesemia, natimortalidad, crecimiento intrauterino retardado, entre otros.

A largo plazo, los hijos resultantes de gestaciones complicadas por la diabetes pueden sufrir de obesidad, diabetes, déficits neurológicos.

Pruebas diagnósticas para la diabetes durante el embarazo

Aunque ha surgido mucha controversia por parte de algunos autores, respecto a en que momento se debe realizar una prueba diagnóstica se deben considerar en primer lugar si existen factores de riesgo como anteriormente se señalaron y aquellas mujeres que reúnan más de un factor de riesgo deberían ser sometidas a pruebas en el primer trimestre, y en caso de que las pruebas no se mostrasen alteradas, serían repetidas entre la 24 y 28 semana de gestación.

El método diagnóstico a ser utilizado inicialmente es la glucosa postprandial, es decir la medición de la glucosa dos horas después de la ingesta de alimentos, otro de ellos y que en lo personal resulta ser más exacto por su especificidad es la curva de tolerancia oral a la glucosa simplificada (fotg-s), con administración de 50 gramos de dextrosa diluída en solución para ser ingerida vía oral, independientemente de la última comida, con el análisis de la glucemia en una hora y la prueba es considerada positiva en caso de que la glucemia sea mayor o igual a 130 mg/dl.

Las embarazadas que hubieren realizado el test después de 24 semanas, con resultado negativo, no serán investigadas más; con test positivo serán sometidas al test de tolerancia oral a la glucosa, o curva de glucemia, en la cual 100 gramos de dextrosol serán administrados por vía oral, en ayuno, siendo recogidas cuatro muestras de sangre para evaluar la glucemia, en los siguientes momentos y debemos considerar los siguientes parámetros:

Ayuno – alterado si fuese mayor o igual a 105 mg/dl.

1 hora – alterado si fuese mayor o igual a 190 mg/dl.

2 hora – alterado si fuese mayor o igual a 165 mg/dl.

3 hora – alterado si fuese mayor o igual a 145 mg/dl.

La paciente entonces será considerada con diabetes gestacional si al menos dos de esos valores estuviesen alterados.

Con sólo un valor alterado se clasifica como anormalidad de tolerancia a la glucosa, pudiendo ser previa o no a la gestación.

RECOMENDACIONES:

Si usted planea embarazarse, y más aún si reúne algún (os) factores de riesgo para el desarrollo de diabetes gestacional, es recomendable que se realice exámenes previos al embarazo para preparar a su organismo y que se encuentre en las condiciones más óptimas para llevar una gestación armónica.

SI YA SE ENCUENTRA EMBARAZADA

Realice ejercicio cuando menos cuatro veces por semana siempre y cuando su médico lo autorice y le determinen el tipo, frecuencia e intensidad del mismo.

Evite alimentos ricos en Hidratos de carbono simples como azúcares, harinas refinadas, miel, tamales, atoles y champurrados, refrescos, galletas y frituras.

Evite el consumo de sal, ya que ésta provoca retención de líquidos y conducir a elevación de la presión arterial.