Más carbohidratos y menos nutrientes: las inesperadas consecuencias nutricionales del cambio climático

BBC Mundo, por

160407130139_cambio_climatico_624x485_thinkstock_nocreditLas grietas de la tierra en sequía, un oso polar en islas de glaciares a punto de derretirse o el humo de las fábricas pintando las nubes de negra polución son algunas de las imágenes típicas asociadas al cambio climático.

Pero todo indica que los efectos del calentamiento global también los podemos estar viendo en nuestros propios cuerpos, por causa de su impacto sobre la calidad de los alimentos.

Se llama costo nutricional del cambio climático, y aunque algunos especialistas llevan tiempo estudiándolo el gobierno de EE.UU. abordó el tema en un informe oficial por primera vez esta semana.

En su reporte anual “Los Impactos del Cambio Climático en la Salud” los expertos del Programa de Investigación del Cambio Global de los Estados Unidos (USGCRP, en inglés) mencionan por primera vez, de forma oficial, las consecuencias del cambio climático en la calidad alimentaria, y lo califican como un “hallazgo clave”.

El cambio climático está afectando la calidad de los alimentos que comemos cada día, de por vida”, resume para BBC Mundo Irakli Loladze, profesor asociado del Bryan College of Health Science, en Lincoln, Nebraska, EE.UU., el científico detrás de la mayor investigación sobre el tema.

Tendencia oculta

160407131515_verduras_624x415_thinkstock_nocreditLoladze lleva 14 años estudiando el tema, pero publicó su extensa investigación –en la prestigiosa revista científica eLife, de la fundación Wellcome Trust– hace solamente dos.

Según el biólogo y matemático, su principal problema era la dificultad de probar que los alimentos que ingerimos están siendo contaminados por el dióxido de carbono de la atmósfera.

“Es difícil detectar el efecto del CO2 en los minerales de las plantas con pequeñas muestras, por eso lo llamé ‘tendencia oculta’“, cuenta Loladze.

Pero tras analizar los efectos de CO2 en cultivos y plantas silvestres, el biólogo molecular descubrió que algunos alimentos se están volviendo ricos en carbohidratos y pobres en algunos nutrientes esenciales.

Hicieron falta más de 12 años de trabajo, analizando datos generados en cuatro continentes por investigadores de 13 países, entre ellos China, Australia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos o Japón, para confirmar el problema.

No fue el primer estudio al respecto; otros científicos habían comenzado a explorar el fenómeno hace casi 20 años, pero sí fue “el mayor estudio hasta la fecha en este campo”, explica el experto.

En total, la investigación abarcó 120 variedades de plantas.

Pese a que había comenzado a desarrollar su hipótesis en 2002 —aplicando una teoría conocida como “estequiometría biológica”— Loladze dice haberse sentido “verdaderamente alarmado” al comprobar cómo los datos confirmaban su hipótesis.

“La enormidad del impacto del incremento del CO2 en la nutrición humana se volvió evidente”, dice.

Llegar a publicar el estudio en una revista científica le costó 20 meses (y tres intentos).

Pero ahora, las autoridades estadounidenses parecen querer, al fin, tomar cartas en el asunto. O, por lo menos, reconocerlo.

Más azúcar, menos minerales

¿Cómo sucede ese proceso?, ¿por qué se “contaminan” los alimentos con el CO2?

“Los organismos fotosintéticos, como las plantas, son las fábricas de hidratos de carbono del mundo”, explica Loladze.

A través de la fotosíntesis las plantas transforman el CO2 en agua y en azúcares.

Y, cuanto más CO2 reciben, más azúcares producen, utilizando los carbohidratos adicionales para su crecimiento, o bien almacenándolo.

El problema, tal y como explica Loladze, es que esos carbohidratos diluyen el resto de los nutrientes de los tejidos de las plantas.

“Tener más azúcares y almidones es bueno para las plantas, pero malo para nosotros”, dice.

“Y los altos niveles de CO2 también hacen que las plantas transpiren menos agua, por lo que llegan menos minerales esenciales a sus raíces”.

“Efecto global”

Según el experto, las plantas C3 (las que producen un compuesto de tres carbonos en la fotosíntesis) son las más afectadas.

Entre ellas se incluyen el trigo, el arroz, las patatas y casi todas las frutas y vegetales.

Las plantas C4, como el maíz, resultan algo menos afectadas, indica el científico.

“Cada vez liberamos más dióxido de carbono en el aire”, agrega.

Y, según Loladze, existe un vínculo directo entre este fenómeno y las crecientes epidemias de diabetes y obesidad en el mundo.

“El incremento de los niveles de CO2 ya ha alterado la calidad de nuestra comida”.

“Es un efecto global. La calidad de las plantas en toda la biosfera se ha modificado por el aumento de CO2. Ni siquiera los escépticos del cambio climático pueden negarlo“.

Las dietas para adelgazar más raras de los famosos de Hollywood

Potitos, fases de luna, alimentos raros… Las famosas hacen lo que sea por tener un cuerpo 10 en poco tiempo. ¡No te pierdas las dietas más raras!
Ella hoy
Dietas-raras-de-famosasSí, la operación bikini ya ha comenzado. Pero si estás harta de dietas que nunca te dan resultado, lo que tienes que hacer es probar algo nuevo. Y en este aspecto las famosas de Hollywood son las que más saben. Te vamos a mostrar una serie de regímenes que siguen las celebs y que a cual parece más rara. Fases lunares, potitos, alimentos raros…¿Quieres conocer más? Ahora bien, nosotros seguimos apostando por una alimentación sana.
Cuando el estar delgada se convierte en una obsesión, intentas lo que seas por bajar kilos. Hasta el punto de que surgen dietas raras y peligrosas. Te vamos a presentar algunas cuantas que las famosas de Hollywood, ahora bien, mucho cuidado con ellas, que no todas dan resultado. Y sobre todo, consulta a un profesional si quieres adelgazar.

Beyonce es la experta en estas lides. ¿En qué consiste? Para empezar los alimentos sólidos quedan radicalmente eliminados de la dieta, sólo hay que alimentarse de zumos a base de limones frescos, sirope de arce, pimienta de cayena y agua. Hay que beber un vaso de este preparado entre ocho y diez veces al día. De locos.

La dieta del bebé consiste básicamente en comer 14 potitos para bebés, y cenar carne con verduras. Pues eso hay que hacer. Una ración de potitos tiene aproximadamente 70 kcal de media, en total serían 1000 kcal aproximadamente. Si a esto le sumamos la cena, 400 kcal más o menos, obtenemos un total de 1400 kcal diarias. Jennifer Aniston o Reese Witherspoon han probado esta dieta en alguna ocasión. No nos parece nada ‘potita’ esta dieta.

Kylie Minogue está así de guapa y luce cuerpo 10 gracias a los pomelos. El objetivo de esta dieta es perder peso rápidamente, mediante la combinación de esta fruta con la proteína ya que fomenta que las grasas se quemen antes. Por eso, prometen cosas como perder 8 kilos en 10 días, lo fundamental es la combinación de alimentos, siempre mezclar proteína con pomelo para que este método tenga efecto.

Madonna, por ejemplo, se alimenta en función de las fases lunares. La base es que la luna afecta al agua presente en el cuerpo por la atracción gravitacional que existe.Este régimen comienza en luna llena o luna nueva, cuándo solo está permitido ingerir agua o zumos. La persona que siga esta dieta debe comer hasta sentirse saciada, y no puede tomar nada después de las 18:00 h. Cuando la luna llega a la fase menguante es hora de eliminar las toxinas bebiendo abundantes cantidades de agua. Vamos que vas a parecer el hombre lobo pendiente de las comidas.

Megan Fox es la abanderada de este sin sentido. Ya que un día confesó que uno de sus secretos para tener un cuerpo diez es ingerir un chupito de vinagre de manzana antes de cada comida, así limpia su organismo y reduce su peso en agua. Allá ella.

Está claro que esto de las dietas hay que tener mucho ojo, pero lo más importante es comer saludable, y si quieres perder peso y estar a tope con la operación bikini, acudir a un profesional. Dejemos las extravagancias para los famosos.

La dieta de Emilia Clarke, la Daenerys de ‘Juego de tronos’

El matrimonio Duigan del imperio Clean & Lean inventa la dieta que siguen muchos famosos, entre ellos Emilia Clarke, la Daenerys, madre de dragones de la serie ‘Juego de tronos’
No hay más que verlos para que a uno le corroa la envidia por dentro. Son guapos, jóvenes, tienen éxito y dinero. Y así es como han conseguido llegar donde han llegado

El Confidencial, Héctor Barnés
esta-pareja-ha-inventado-la-dieta-perfecta-y-se-ha-hecho-de-oro-la-siguen-todos-los-ricosNo cabe ninguna duda de que diseñar una dieta y un programa de ejercicios es fantástico. Nos permite mantenernos delgados y en buena forma, alimentarnos correctamente por poco dinero, ser los más guapos del gimnasio y, sobre todo, enriquecernos. Pueden dar buena fe de ello James y Christiane Duigan, de 41 y 33 años respectivamente, que son conocidos a nivel internacional como el señor y la señora Limpios y Delgados, en referencia al método que patentaron hace ya años, Clean and Lean, y que les ha permitido convertirse en gurús de la alimentación y el bienestar.

Sus tentáculos se extienden por multitud de sectores, mostrando que la diversificación, en la poderosa industria de la vida saludable, es la mejor opción comercial. En primer lugar, y como explica James en su página web, llegó la filosofía Clean and Lean, que se basa en un sencillo principio: sé bueno contigo mismo. O, como se suele decir, uno puede mantenerse en buena forma y cuidarse sin tener que sufrir por el ayuno ni pasar 12 horas al día encima de la cinta de correr.

cast-member-emilia-clarke-attends-the-premiere-for-the-sixth-season-of-hbo-s-game-of-thrones-in-los-angeles-april-10-2016-reuters-phil-mccartenMás tarde, llegaron los superventas literarios y la colección de libros Clean & Lean que cualquiera puede adquirir, tanto para conocer cuál es la mejor dieta –para eso está ‘Clean & Lean for Life: The Cookbook. 150 delicious recipes for a happy, healthy body‘–, el entrenamiento idóneo –como ocurre con ‘Clean & Lean Diet: the Bestselling Book on Achieving Your Perfect Body‘– o, simplemente llevar mejor tu embarazo –Clean & Lean Pregnancy Guide: the Healthy Way to Exercise and Eat Before, During and After Pregnancy‘–. Todos ellos, claro, ilustrados con fotografías de personas tan guapas y en buena forma como ellos o como los modelos que llevan su línea de ropa de la marca Bodyism. O como los famosos a los que entrenan, entre los que se encuentran Emilia Clarke, la Daenerys de ‘Juego de tronos’, o la supermodelo holandesa Lara Stone.

Comer bien es fácil

El propio Duigan lo explica en la introducción de ‘El método Duigan’: su interés por comer bien proviene de su infancia, en concreto, de su madre, que siempre se preocupó por que sus hijos obtuviesen los mejores nutrientes, a pesar de que su hogar era tan pobre que en muchos casos ni siquiera podían comprar comida. “Se trata de un recuerdo poderoso y duradero de mi infancia que afectó mi relación con la comida durante años, aunque yo ni siquiera era consciente de ello”, explica. “No entendía por qué me daba atracones hasta que me sentía fatal y apenas podía moverme. Y, sin tener en cuenta lo que hubiera comido, nunca podía dejar nada en el plato. Supongo que se debía a la arraigada creencia de que la comida era escasa y uno nunca sabía cuándo podría comer de nuevo”.

A pesar de ello, su madre era una gran cocinera, y fue ella la que le inculcó el aprecio por la buena comida. Fue entonces también cuando empezó a odiar el azúcar: “Mi madre se dio cuenta de que cada vez que tomaba azúcar me entraba una especie de rabieta y me pasaba veinte minutos corriendo en círculos como un loco antes de ponerme a llorar durante una hora”. Su dieta ha cambiado sensiblemente a lo largo de los años. Ahora, como explica la pareja a ‘Femail’, es mucho más exótica, y suele comenzar con dos rodajas de pan Clean & Lean con dos huevos fritos, pesto de albahaca y la salsa picante harissa, acompañados por un poco de café con aceite de coco.

A mediodía es el momento de tomar, por ejemplo, unos muslitos de pollo a la plancha con ensalada de courgetti (una especie de espaguetis más saludables preparados a partir de verdura) o un sándwich de pan sin cereales y queso acompañado por jalapeños. Por su parte, el reportaje señala que Christiane suele preferir un sándwich de queso tostado con algo de guacamole. A la hora de la cena hacen bueno el refranero español (“desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”) y toman algo de su propio libro de recetas… A veces acompañado por chocolate, que toman un par de veces a la semana.

Una dieta para todos los públicos

Como ocurre con tantas fórmulas semejantes, la de los Duigan no tiene nada de innovador: se trata ante todo, de obviar los alimentos a los que nos hemos acostumbrado. “Los alimentos son una de nuestras principales fuentes de vida”, explica. “Nos nutren y nos mantienen fuertes. Mejoran nuestro ánimo y aumentan nuestros niveles de energía. Cuando ves las cosas de esta forma y tomas alimentos nutritivos, tu peso se reduce. Sin embargo, cuando piensas que los alimentos son tu enemigo, te estancas en ese círculo de privación y ‘recompensa’, donde la recompensa es un atracón de alimentos azucarados con muchas calorías que te proporcionan un rápido y efímero subidón, seguido de una sensación de hartazgo, desánimo y culpabilidad”.

En el libro, Duigan proporciona una breve lista de aquellos alimentos que deberíamos evitar. Y, con sus matices, es una buena guía para mantenernos alerta ante aquellas comidas con las que no sepamos muy bien qué hacer: alcohol, azúcar, bebidas con gas, alimentos procesados, alimentos “dietéticos” procesados, cafeína en exceso y cortisol. Por el contrario, hay otros por los que deberíamos decantarnos, como aquellos que “no han variado mucho su aspecto natural” (como la manzana que se parece a la que cae del árbol), que no utilizan saborizantes añadidos, que se estropean rápidamente, que “no tienen ingredientes que no puedan pronunciarse o reconocerse” o aquellos que “no hacen que te sientas hinchado, lleno de gases o demasiado lleno”.

De igual manera que su madre hizo con él, Duigan reconoce que él está haciendo lo mismo con sus hijos, que lo han aceptado de buen grado. “No es que sea simplemente importante, para mí es esencial que le des a tus hijos el mejor arranque que puedas”, explica. “Puedes hacer las cosas divertidas e interesantes si aprendes que lo saludable puede ser delicioso desde pequeño, lo que te llevará a tomar mejores decisiones en tu vida”. Sus dos hijos, por ejemplo, son grandes admiradores de los zumos verdes.

Hay algo que se debe reconocer a los Brad Pitt y Angelina Jolie del bienestar, y es que su dieta no ha sido barrida como otras gracias a su visión positiva del cuidado personal: “Algunas modas están abiertamente sexualizadas y son explotadoras, lo que me pone muy triste pero al mismo tiempo hace que me sienta más comprometido para asegurarme de que mi hija pequeña crece en un mundo donde se la valore por su inteligencia, amabilidad, sus ideas y su talento más que por su porcentaje de grasa corporal o lo que pesa”. Algo que podría sonar irónico viniendo de un gurú del bienestar, aunque su motivación es diferente a la de otras estrellas: “Queremos cambiar la manera en que se habla en la industria del bienestar. Esta se basa demasiado en la vergüenza y la culpa y en intentar convencer a la gente de que no están lo suficientemente bien o pesan demasiado; queremos cambiar el mundo”.

Las dietas veganas son seguras con planificación

Las personas que siguen un patrón dietético vegano -con menús bien planificados y adaptados a sus características corporales- cuidan su corazón e incluso puede que aumenten su longevidad. Esto sucede porque, al suprimir la carne, hay un menor aporte de grasas saturadas y colesterol y también de sodio. Además, como ingieren una mayor cantidad de frutas y verduras, disponen de más antioxidantes y fibra. Sin embargo, al evitar los lácteos, sus huesos podrían sufrir.

Correo Farmacéutico, Enrique Mezquita, Valencia

piramide nutricionalLas dietas veganas son motivo de debate sobre sus beneficios e impacto sobre la salud. Según los expertos consultados por CF, una correcta planificación y diseño dietético a cargo de profesionales especializados -incluyendo su adaptación a las características de cada individuo- y el control analítico de micronutrientes séricos para valorar suplementación y evitar carencias vitamínicas, proteicas y lipídicas perjudiciales para la salud, son fundamentales para conseguir beneficios.

Para Carlos Morillas, endocrinólogo del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia y presidente de la Sociedad Valenciana de Endocrinología, Diabetes y Nutrición (Svedyn), “aquéllos que sigan una dieta vegana bien planificada y ajustada a los requerimientos nutricionales individuales tendrán menos riesgo cardiovascular”. De los beneficios derivados de las dietas veganas, los más relevantes son: menor aporte de grasas saturadas y colesterol, consumo más bajo de sodio derivado de carnes procesadas y mayor consumo de antioxidantes y fibra. De hecho, recuerda Marián García, farmacéutica y doctora en Nutrición, incluso “la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda limitar el consumo de carne roja y evitar los productos cárnicos procesados”.

En esta línea, Rubén Bravo, experto en Nutrición, naturópata y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), añade que los estudios y evidencias científicas realizadas hasta el momento sobre la exclusión total de cualquier tipo de carne o producto de origen animal, “nos indican que la dieta vegana bien planificada aporta una importante prevención frente a enfermedades del corazón y patologías degenerativas y un posible aumento de la longevidad”. Además, estas dietas suelen estar asociadas a un aumento del consumo de frutas y verduras, “lo cual es beneficioso por su alto contenido en vitaminas y minerales”, expone García. En cambio, matiza que no existe evidencia suficiente que “justifique el beneficio de suprimir los lácteos de la dieta, ya que la grasa saturada que contienen podría no ser tan perjudicial como tradicionalmente se ha pensado”.

RIESGOS POTENCIALES
¿Cuáles son los riesgos potenciales de esta dieta? Según Bravo, todos los posibles perjuicios que pueda ocasionar una dieta vegana serán producidos por una falta de conocimiento o de planificación activa de los menús, “para cubrir las necesidades mínimas diarias en micro y macronutrientes”. Uno de esos riesgos, apunta el portavoz del IMEO, es la anemia megaloblástica y deterioro del sistema nervioso, producido por la deficiencia de la vitamina B12 (cianocobalamina). Según Morilla, ese déficit es el más común al seguir este patrón dietético, ya que las fuentes principales de esta vitamina son aportadas con productos de origen animal, como la carne, el pescado y el huevo. No obstante, sería adecuado el consumo de algunos productos de origen vegetal que presentan cierto contenido en esta vitamina, como son cereales integrales (además, pueden seleccionarse enriquecidos) y las algas (kombu, nori, wakame), “aunque de dudosa biodisponibilidad en humanos”.

CARENCIA DE POLIINSATURADOS
Con frecuencia, coinciden los expertos, la suplementación con cianocobalamina es indispensable. La carencia de ácidos grasos poliinsaturados puede provocar falta de memoria, cambios de humor, riesgo de aumentar triglicéridos y colesterol LDL, sequedad cutánea o envejecimiento prematuro; y, por ello, destaca Bravo, “es importante aportar en la dieta vegana aceite de oliva, aguacate y cacahuetes”. También existe riesgo de anemia ferropénica por una carencia de hierro. “La biodisponibilidad de hierro en alimentos vegetales es menor, por lo que existe riesgo de anemia si el vegano no consume frecuentemente legumbres, tofu y quinoa, junto con alimentos ricos en vitamina C (zanahoria, naranja o coliflor) y en taninos (cúrcuma o uvas negras)”, comenta el experto del IMEO.

Asimismo, según un estudio publicado por la Universidad de Oxford en 2007, el riesgo de osteoporosis es mayor en los veganos por la carencia de vitamina D y calcio presentes en pescados azules y lácteos, respectivamente. Para Bravo, “es posible conseguir cubrir las necesidades mínimas de estos dos micronutrientes tomando al menos tres porciones de bebida de soja enriquecida con calcio, frutos secos, brócoli o coles. La vitamina D o se toma a partir de un complemento alimenticio o de una bebida de soja enriquecida”. García también señala la importancia de alcanzar niveles adecuados de calcio con combinaciones de vegetales de hoja verde (espinacas o berza); legumbres (garbanzos); frutos secos (almendras o avellanas), y semillas (sésamo).

Una vez interiorizados los principios básicos que deben regir su dieta, el vegano debe someterse a controles rutinarios para vigilar que no hay déficit de ningún nutriente y también que su estado de salud es correcto.

Variabilidad individual

Las cantidades recomendadas en una dieta vegana variarán dependiendo de las características de cada seguidor, como estatura, actividad, edad, objetivo de mantenimiento o pérdida de peso. A Rubén Bravo, del IMEO, le convencen las que indica el estadounidense Joel Fuhrman, médico de familia y uno de los grandes precursores modernos de esta dieta, en su libro Comer para Vivir. En él apunta una cantidad ilimitada de verduras crudas o cocidas (de 450 a 500 g como mínimo), “llegando a un máximo de una taza diaria en el caso de las verduras ricas en almidón o cereales integrales, como calabaza, calabacín, maíz, patata, arroz, boniato o pan integral”. Además, de forma diaria, se incluye una taza de legumbres, brotes o tofu; cuatro piezas de fruta fresca; 30 g de frutos secos y/ semillas naturales; 55 g de aguacate; una cucharada sopera de semillas de lino molido, y un complemento de vitamina B12. Otra de las opciones es seguir las recomendaciones de la Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos en su Pirámide Alimentaria Vegana (ver cuadro), que incide en el manejo de grasas, frutas, vegetales, cereales y alimentos ricos en proteínas y calcio.

En 5 ideas

  1. Menos riesgo cardiaco
    Las personas que sigan una dieta vegana bien planificada y ajustada a los requerimientos nutricionales del individuo tendrán menos riesgos de desarrollar patología cardiovascular.
  2. Beneficios
    De los beneficios derivados de las dietas veganas, los más relevantes son: menor aporte de grasas saturadas y colesterol, consumo más bajo de sodio y más elevado de antioxidantes y fibra.
  3. Toman más vegetales
    Las dietas veganas suelen estar asociadas a un aumento del consumo de frutas y verduras, lo cual es beneficioso por el alto contenido en vitaminas y minerales de estos alimentos.
  4. Más osteoporosis
    El riesgo de osteoporosis es mayor en los veganos, debido a la carencia de vitamina D y calcio presentes, principalmente, en pescados azules y lácteos, respectivamente.
  5. Controles rutinarios
    Tras interiorizar los principios básicos de una dieta de tipo vegano, el seguidor de este patrón debe hacerse controles rutinarios para vigilar que no hay déficit de ningún nutriente.

That long-term food hamper fertility

tomatw-kiwiAbout 15 percent of couples of childbearing age in Spain who want to have children have problems to get it. The causes of infertility are multiple, since the age of the parents, the decision to postpone motherhood for the benefit of other personal goals, genetic and hormonal disturbances or problems in sperm, among other reasons.

Today , technological advances and the wide range of fertility therapies on the market that favor many couples to achieve their dream. However, actions available to everyone, such as changing lifestyle can increase the chances of conceiving a child and that environmental or social factors may also diminish this ability, such as stress, obesity, the smoking or consumption of alcohol and foods containing chemicals.

“The moment we begin to ask ourselves a pregnancy is necessary to reduce stress levels and make some changes in diet, considering its positive effects on fertility begin to bear fruit after the third month”, says Ruben Bravo, nutritionist and naturopath spokesman European Medical Institute of Obesity (IMEO).

From IMEO they point out that in the daily consume foods with small doses of chemicals that can harm long – term quality of semen and eggs. Andrea Marquis, nutritionist recommends IMEO be careful with fruits and vegetables exposed to herbicides and pesticides; meat from animals that have been treated with hormones, such as chickens or cattle intensive growth; canned or packaged foods in plastic that may contain more traces of Bisphenol acts as an endocrine disrupter and interferes with the natural hormonal cycle.

On the other hand , stimulants such as caffeine and protein are discouraged by their possible adverse effects on the female reproductive system. In women with polycystic ovary syndrome it is essential to avoid insulin spikes in blood that can alter hormone balance and ovulation, therefore it is recommended to control the consumption of refined flour.

Guidelines to improve fertility

Marquis gives some tips to follow a balanced diet:

  • Increase consumption of fruits and vegetables rich in antioxidants . The reason is that act degrading free radicals that can damage the eggs or sperm. The specialist points out the carrot, cranberry, tomatoes, broccoli or cauliflower.
  • Increasing your intake of fatty acids omega – 3s through walnuts or bluefish . “These fatty acids in man help the sperm maturation and ovulation – stimulating women”, specifies.
  • Include protein animal on the menu for its contribution of iron , because its deficiency is a symptom of infertility.
  • It is also essential to have the appropriate level of calcium, for this specialist recommends consuming dairy daily. The milk semi – skimmed, yogurt and fresh cheese tender and help stimulate the reproductive system.
  • Check that the levels of folic acid before and during pregnancy are adequate. Marquis warns that in men folic acid deficiency affects the number and mobility of sperm. It can be found in green leafy vegetables, whole grains and legumes. The consumption of eggs rich in choline helps for proper absorption.
  • Include in your diet foods with aphrodisiac power, such as bananas, berries, black chocolate, vanilla, cinnamon or damiana leaves in infusion, could increase sexual desire and libido.
  • Enhance male fertility with adequate contributions zinc, vitamin C and selenium. Zinc, which plays an essential role in the mobility of sperm to the egg arrival, abundant in fish, shellfish, eggs and dairy.

Vitamin C, found in citrus fruits and vegetables like tomatoes or kiwi, helps to remove traces of heavy metals that affect the quality of semen.

Selenium, found in whole grains and nuts, contributes to the production of testosterone and improves the quantity and quality of sperm.

On the other hand, some supplements like maca can increase testosterone levels and therefore the amount of useful sperm and sperm motility.

Medics buzz

Semana dedicada a la obesidad y diagnóstico gratuito en Madrid

Con el motivo del Día Europeo de la Obesidad que se celebra este sábado 21 de mayo, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad organiza una semana dedicada a la obesidad. Durante su transcurso, del 23 al 27 de mayo 2016, el IMEO emprenderá acciones concretas con el fin de concienciar la población de la gravedad de este problema que, al parecer, nos queda grande como sociedad. Una de ellas es la campaña “Crece Sano” que se puede descargar desde la web y recoge una guía de consejos sobre la alimentación de los niños en edad de crecimiento y ofrece claves para configurar un menú saludable.

Dia de obesidad 2016 ofertas IMEODe cara a la población adulta, el Instituto ofrecerá en su centro de Madrid y de forma gratuita 30 estudios de Perfil de Obesidad que consisten en un análisis metabólico personalizado, y estudio emocional y hormonal. A estas pruebas, valoradas en 350 euros, podrían acceder sólo personas con obesidad que reserven su cita en el teléfono +34 91 737 70 70.

Claves para abordar la obesidad infantil desde casa

Los índices de obesidad infantil requieren respuesta rápida a nivel gubernamental, pero también soluciones desde la familia, subrayan desde IMEO con el motivo del Día Europeo de la Obesidad recalcando sobre la importancia del menú infantil saludable

  • En España uno de cada diez niños tiene obesidad y dos sobrepeso[1].
  • Un 32% de la población infantil no come una pieza de fruta al día, un 41% no tiene en su plato verdura diariamente y un 36,5% casi no realiza actividad física, según datos de la Fundación Thao.
  • El 60% de los niños con sobrepeso lo serán de mayores. La obesidad infantil es asociada con factores de riesgo cardiovascular, diabetes tipo 2, desordenes mentales y baja autoestima, recuerdan de la OMS.

La obesidad infantil aumenta en los paises de Asia y Africa“La obesidad infantil, que antes era considerada algo propio de los países desarrollados, cobra cada vez más fuerza en los países de ingresos bajos y medianos, debido al sedentarismo y la mala alimentación que acompañan los procesos de globalización”, apunta Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del IMEO. Un hecho que corroboran los últimos datos de la OMS[3] que sitúan el 73% de los niños con exceso de peso y menores de cinco años en Asia y África.

La situación actual requiere respuestas rápidas a nivel gubernamental, como gravámenes a las bebidas azucaradas y medidas para frenar la publicidad y comercialización de alimentos malsanos, pero también hace falta buscar soluciones desde el núcleo familiar. “La clave para reducir los niveles de obesidad infantil es predicando con buen ejemplo y hacer bien las cosas en casa, para asentar las bases de una saludable relación con la comida con la que debemos lidiar a lo largo de nuestra vida”, apunta Bravo.

La obesidad lastima la autoestima del niñoPor otra parte, desde el IMEO advierten que las ofertas hoteleras destinadas a niños con sobrepeso u obesidad, lanzadas por algunas cadenas de cara al período estival y llamadas con el eufemismo “retiro saludable” no son una buena opción. “Estamos de acuerdo que los niños deben jugar, aprender a divertirse sin el ordenador, hacer deporte y tener una dieta saludable, pero no aislados de su habitual entorno y bajo vigilancia, porque a la larga esto no funciona”, señala el experto. Se trata de un lucrativo concepto de marketing, similar al de los campos para adelgazar para adultos, con el agravante añadido sobre la autoestima del menor el hecho que lo envían a pasar sus vacaciones en un centro de niños obesos. Lo mejor en estos casos es acudir a un especialista en nutrición infantil, seguir una dieta personalizada, invertir en un deporte de agrado para el menor y fomentar la cultura nutricional en el ceno de la familia.

5 consejos prácticos para combatir la obesidad infantil desde casa

Un desayuno infantil ha de ser equilibrado y saludableTener un desayuno equilibrado y saludable. Un desayuno equilibrado que prioriza alimentos de absorción lenta y asegura flujo de energía suficiente para un rendimiento escolar correcto durante toda la mañana, a diferencia de un desayuno rico en azúcares y grasas y escaso de nutrientes que proporcionaría energía rápida de golpe, pero poco duradera, seguida por un bajón en el estado de ánimo, explica Andrea Marqués, nutricionista del IMEO.

Controlar las cantidades de azúcar ingeridas. Según la OMS, el azúcar no debe aportar más del 10% de las calorías diarias tanto en niños como en adultos y “para proporcionar beneficios adicionales para la salud” debe quedar por debajo de los 5%. Por tanto, un niño con una dieta de 1.750 calorías, no debería sobrepasar los 37 gramos de azúcar al día (unas 9 cucharitas de café), siendo lo ideal que esta cantidad se redujera a la mitad (a 18,5 gramos). En este sentido, el problema no es el azúcar añadido, sino el oculto que figura en el etiquetado con los “sobrenombres”: jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol y maltodextrina.

Realizar 1 hora de actividad física a diario y beber abundante cantidad de agua. Pasear el perro, ayudar con la compra, jugar al parque, montar al bici son hábitos que ayudan para combatir al sedentarismo, pero no suficientes para estar en buena forma física. Hace falta realizar actividad física deportiva, al menos una hora a diario unas cuatro veces a la semana. Sería contraproducente obligar al niño a practicar un deporte que no le gusta y, mucho menos, apuntarle a una escuela de competición que requiere mayor grado de implicación y esfuerzo. Bastaría con enseñarle que puede entrenar por diversión jugando al fútbol, baloncesto o voleibol, deportes de equipo que contribuyen a la socialización y son beneficiosos para el autoestima. El ejercicio físico requiere de buenos niveles de hidratación y abundantes cantidades de agua, así como dormir entre 9 y 10 horas al día para la reparación celular.

Reducir el tiempo que los niños pasan delante la pantalla. Algunos estudios señalan que los niños pasan una media de dos horas y media sentados delante del televisor, el ordenador o jugando con los dispositivos inteligentes como tabletas o smartphones. Sabiendo que viendo la televisión se quema aproximadamente una caloría por minuto –casi lo mismo que durmiendo–, conviene estar físicamente activo al menos una hora al día. Actividades como correr, nadar, hacer caminatas en familia o montar en bici mantendrían alejados los más pequeños de los malos hábitos y los kilos de más.

Inculcar desde la infancia una cultura nutricional. “Enseñar a un niño porque un alimento le conviene más que otro y en qué momento del día, no tiene precio, porque le dará claves para gestionar su estado físico y emocional también en el futuro”, apostilla Bravo. Comer las cantidades justas en casa y fuera, ni más, ni menos. Nunca emplear alimentos como premio o castigo, porque podrían asociar los dulces como alimentos buenos y las frutas o verduras como alimentos malos. Son algunas reglas que ayudan para una relación saludable con la comida. La mayoría de los niños en edad escolar necesitan entre 1.600 y 2.200 calorías al día para crecer, aunque esta cantidad puede variar en función de la edad y la actividad física realizada.

Lo que debe incluir el menú de un niño cada día

Piramide_completa_IMEOCon el fin de ayudar a los padres en la tarea el IMEO ha configurado, basándose en la pirámide nutricional y los requerimientos propios de la edad de crecimiento, un patrón de menú que determina las raciones de fruta, verdura, proteína, lácteos y pan que los niños han de tomar a diario. En general, se recomienda que el 55% de la energía provenga de los carbohidratos, el 25% de las grasas y el 25% de las proteínas. “No hay que olvidar los aportes necesarios de fibra, vitaminas del grupo C, D y B, o minerales como calcio, hierro, zinc, fósforo y magnesio, relacionados con el crecimiento y el sistema nervioso”, añade A. Marqués y enumera algunas claves para configurar un menú infantil equilibrado y saludable.

5 comidas al día5 COMIDAS AL DÍA

Distribuidas en 3 principales (desayuno, comida y cena) y 2 secundarias (media mañana y merienda).


5 RACIONES DIARIAS DE FRUTAS Y VERDURAS

Incluyendo hortalizas. Preferiblemente de agricultura ecológica de proximidad y de emporada.

4 RACIONES DIARIAS DE CARBOHIDRATOS

Cereales, pan, pasta, arroz, legumbres o patatas, tomadas en todas las comidas excepto en la cena.

3 RACIONES DIARIAS DE PROTEÍNAS Y LACTEOS

Pescado, huevos, carnes y lácteos, ricos en calcio y vitamina D que participan en la formación de estructuras óseas durante el crecimiento.

2 RACIONES DIARIAS DE GRASAS SALUDABLES

Frutos secos y aceite de oliva.

1 RACIÓN SEMANAL

Limitar de una a dos raciones semanales el consumo de bollería, dulces, refrescos y chips, por su poder adictivo y elevadas dosis de azúcar.

[1] La prevalencia de obesidad infantil se mantiene relativamente estable en España donde un 27,8% de los niños entre dos y 17 años padecen obesidad o sobrepeso, según la Encuesta nacional de salud 2011-2012 del INE.

[2] El Día Europeo de Obesidad se celebra el tercer sábado de mayo desde 2010 cuando fue instaurado oficialmente en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo.

[3] Datos de la Comisión para acabar con la obesidad infantil y de la OMS.